Fecha : 2012-01-01
  URUS Y AYOREOS Los pueblos más antiguos de Bolivia
Revista 7 Dias

Lo confirma el primer estudio de ADN mitocondrial o matrilineal llevado a cabo en Bolivia por una estudiante de Bioquímica de la UMSA, según el cual los urus llegaron a territorio boliviano navegando, mientras que los ayoreos lo hicieron caminando. Pese al mestizaje mantuvieron los rasgos genéticos que los emparentan con los pueblos más antiguos de la Polinesia y Asia.

Ivone Juárez Zeballos


“En América Latina sólo se hicieron estudios de la estructura genética de los pueblos. Nunca se comparó un pueblo con otro para ver su relación genética, antigüedad y procedencia. Nosotros realizamos el primer estudio genético en los urus y ayoreos de Bolivia para conocer su linaje, origen y relación de parentela con otros pueblos”, explica Wendy Villarroel, quien para lograr su licenciatura en la carrera de Bioquímica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) realizó un estudio del ADN mitocondrial o matrilineal en los pueblos Uru del departamento de Oruro y Ayoreo de Santa Cruz con el fin de comprobar, a través de sus rasgos genéticos, si emparentan con otros pueblos antiguos del mundo.

El ADN mitocondrial o matrilineal acumula la información genética de las mutaciones y polimorfismos en los organismos de los seres humanos, que son transmitidos de generación en generación sólo a través de las mujeres. Estas mutaciones y poliformismos son conocidos como el linaje mitocondrial, que explica el origen de los individuos, grupos o comunidades.

La identificación de estas mutaciones ayuda a la reconstrucción del árbol filogenético, que es comparativo al árbol genealógico de las personas que permite identificar a los tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres y, por último, a los hijos. Es así que el árbol filogénico nos da una idea del proceso de evolución y el origen de los pueblos.

Los más antiguos

Para este estudio de ADN mitocondrial, el primero en Bolivia, se decidió por los pueblos Uru y Ayoreo porque estudios antropológicos sostienen que son los más antiguos en el territorio boliviano.

“Historiadores bolivianos sostienen que los urus fueron los primeros en poblar los andes del territorio que hoy es Bolivia, no los Huancarani y Chiripa, y este estudio sería una confirmación de esas tesis”, afirma el antropólogo Guery Chuquimia, docente de la UMSA.

Mantuvieron rasgos genéticos

El estudio de ADN mitocondrial realizado por Wendy Villarroel comprobó, en primera instancia, que pese al proceso de mestizaje que se vivió en Bolivia tanto urus como ayoreos mantuvieron y mantienen los rasgos genéticos que los emparentan con los pueblos más antiguos que se desarrollaron en la Polinesia y Asia.

En ese marco —dice el trabajo— el pueblo ayoreo mantiene parentela con los pueblos de Asia; mientras que los urus están emparentados con pueblos de la Polinesia.

Cabe remarcar que tanto los pueblos de Asia como de la Polinesia son descendientes de grupos africanos.

Desde la mirada de la antropología, el hecho de que ayoreos y urus mantengan sus rasgos genéticos implica que decidieron ser pueblos ancestrales, conservan sus rasgos culturales, tradiciones y hasta idiomas, explica Guery Chuquimia.

“El estudio debería ampliarse a toda Bolivia para identificar qué grupos decidieron ser pueblos y cuáles están en un proceso de pleno mestizaje”, añade.

Navegando y caminando

Partiendo del hecho de que la presencia de estos dos pueblos en América del Sur y territorio boliviano se explica a través de dos teorías paleoantropológicas —una que sostiene que el hombre americano llegó desde Asia cruzando el estrecho de Bering, y la otra que señala que los antiguos hombres utilizaron balsas primitivas para atravesar el océano Pacífico desde la Polinesia hasta llegar a América—, el estudio de Wendy Villarroel determina que ambos pueblos tomaron estas rutas migratorias: mientras el pueblo Uru tomó el mar como ruta más corta desde la Polinesia, el pueblo Ayoreo vino de Asia caminando a través del estrecho de Bering, tomando así una ruta más larga.

Los eventos de migración hacia el continente americano ocurridos antes de nuestra era, 30 ó 40 mil años atrás, dieron lugar a varias poblaciones humanas que se asentaron por primera vez en distintos territorios o poblaciones indígenas y que originaron características culturales propias, gracias a las cuales se las puede identificar por medio de investigaciones desarrolladas por la antropología, arqueología, lingüística y etnología, entre otras.

Urus y ayoreos, raíces africanas

El trabajo de tesis de Wendy Villarroel señala también que “la conservación de la estructura genética de los urus confirma su antigüedad, encontrándose en su clado más cercano al ancestro africano y al Neandertal, antecesor del homo sapiens”, que es el humano actual.

Se entiende por clado al grupo de poblaciones en un árbol filogenético, y un árbol filogenético que —ya dijimos— es comparativo con el árbol genealógico de una familia.

Al haber tomado una ruta migratoria más corta, el uru se expuso a pocos cambios, por lo que su estructura genética se ha conservado a través del tiempo. Este hecho también coincide con su habilidad como navegantes mantenida hasta la actualidad.

En el caso del pueblo Ayoreo, se afirma que también guarda relación con individuos y poblaciones provenientes de África, “lo que también confirma su antigüedad”.

“A pesar de que tomaron una ruta migratoria más larga y les tomó más tiempo, los ayoreos también mantienen sus raíces africanas”.

Sin embargo, los urus están más cerca de los grupos africanos porque tuvieron un proceso más corto de evolución, pues navegaron y llegaron más rápido a América.

El estudio

Para llegar a estas conclusiones se realizó un análisis de haplotipos mitocondriales a partir de la obtención de ácido desoxirribonucleico (ADN) de los miembros de los pueblos Uru y Ayoreo. El análisis se logró a través del método modificado de Miller y Kit Wizard Genomic DNA Purification (Promega), que no es más que un equipo de purificación de ADN.

El análisis de los haplotipos mitocondriales determina la relación génica entre individuos para localizar su origen en África y su dispersión por todo el planeta Tierra.

Los resultados obtenidos de este análisis de los urus y ayoreos fueron comparados con los realizados a otros pueblos indoamericanos descendientes de los mayas, ojibwa de Norteamérica, yanomami y warao de Venezuela, y guaraníes de Paraguay, escogidos de forma aleatoria.

El resultado demostró que los ayoreos están relacionados con esos grupos que llegaron caminando desde Asia.

En el caso de los urus se evidenció que su estructura genética no estaba relacionada con ninguno de esos grupos amerindios. Entonces, siguiendo estudios paleoantropológicos, se decidió comparar sus resultados con los Evenki, una etnia de Siberia cercana al estrecho de Bering, y con otros pueblos de Australia, India y de la Polinesia. El resultado señaló que el pueblo Uru está emparentado con los pueblos de las islas polinésicas.

Pueblos puros

Pero el trabajo de tesis con el que Wendy Villarroel logró su titulación como bioquímica lanzó otra información más: tanto el Uru como el Ayoreo son los pueblos “más puros de Bolivia”. El resultado salió de una comparación del ADN mitocondrial o matrilineal de éstos con poblaciones mestizas de La Paz, Oruro y Santa Cruz.

“Son más puros pese al proceso de mestizaje que se dio en Bolivia”, dice Villarroel.

Pueblos ancestrales

El antropólogo Guery Chuquimia explica que Uru y Ayoreo mantuvieron sus rasgos genéticos y culturales porque decidieron ser pueblos ancestrales, lo que los ubica como culturas de antigüedad remota.

Pero ¿cómo urus y ayoreos mantuvieron sus rasgos genéticos que los emparentan con pueblos de la Polinesia y Asia?

“Los urus eran pueblos de agua, y los aymaras agrícolas, por eso no pudieron convivir, y los urus se alejaron para ubicarse junto al agua, manteniendo sus costumbres, tradiciones e idioma, y la llegada de la colonización y del mestizaje no les afectó”, señala Chuquimia.

En el caso de los ayoreos, mantuvieron su rasgos genéticos gracias a su internación en un espacio tan grande como la amazonia, hasta donde, en algunos casos, ni siquiera llegó la intervención del Estado, lo que les permitió mantenerse como pueblo.

Chuquimia explica que se entiende como pueblo a un grupo de personas con territorio determinado —ancestral o no—, que mantienen sus rasgos culturales, tradiciones e idioma.

“Los urus y ayoreos tienen esas características”, afirma.

Otro factor que pudo ayudar a mantener los rasgos genéticos de los urus y ayoreos es la endogamia (unión entre personas del mismo linaje o familia).

“El matrimonio al interior del pueblo se da en los ayllus como una estrategia para mantenerse. En el caso de los ayoreos, la endogamia es sumamente fuerte. En Santa Cruz, al lado de la Central Indígena de Concepción está un asentamiento ayoreo cuyos miembros no se juntan para nada con los chiquitanos”, dice.

Peligro de extinción

El antropólogo Guery Chuquimia destaca la existencia de estos pueblos puros; sin embargo, advierte de que si no hay una mezcla el peligro de extinción es inminente, “como está pasando con el pueblo Pacahuara, en el departamento de Santa Cruz.

“Los yuquis se están extinguiendo igual que pasó con los araonas”, concluye.


Estudios genéticos

En las últimas décadas, a estas investigaciones sobre la historia de la evolución humana se unió la genética, el estudio del ADN mitocondrial y cromosoma, que permitió generar nuevas hipótesis y cuestionamientos sobre la evolución y las migraciones humanas ocurridas hace miles de años, explica Wendy Villarroel en su trabajo Distribución de Haplotipos de la Región Hipervariable Mitocondrial de las Poblaciones Indígenas Originarias Uru y Ayorea de Bolivia, en el marco del proyecto Filogeografía de los Pueblos Uru y Ayoreo basado en el Estudio del ADN Mitocondrial, con el cual logró su licenciatura de la carrera de Bioquímica de la UMSA.

El trabajo fue realizado en el marco del convenio UMSA-Policía Boliviana y fue asesorado por Daniela Arteaga Voigt y Luis Fernando Sosa Tordoya.


Profesionales y tecnología de punta

Este trabajo de tesis nació como una inquietud por investigar el origen de estas dos culturas, las más antiguas de Bolivia; segundo, por demostrar que en el país se puede desarrollar ese tipo de investigaciones sin esperar a que sólo los extranjeros las realicen.

“En nuestro país es posible realizar con fiabilidad investigaciones basadas en el estudio del ADN, en estudios genéticos. Y el trabajo realizado demuestra que existen profesionales en formación con la capacidad de desarrollar, practicar y llevar a cabo técnicas en genética con éxito, eficacia y eficiencia, y que se cuenta con tecnología de última generación para estudios genéticos”, expresa Wendy Villarroel. El estudio que realizó abre las puertas para que en el país se puedan desarrollar más investigaciones de este tipo con otras poblaciones indígenas o, simplemente, con especies de vida silvestre de interés.


Comparación filogenética

La comparación filogenética es una clasificación científica que se realiza a las especies humanas (hombres, animales y plantas) basándose únicamente en las relaciones de proximidad evolutiva de éstas, reconstruyendo así la historia de su diversificación desde el origen de la vida en la Tierra hasta la actualidad.


Convenio Policía Boliviana-UMSA

La tesis de grado de Wendy Villarroel fue desarrollada con el importante apoyo del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial, a través del Centro de Investigación Genética y sus profesionales que brindaron asesoramiento técnico, científico y académico para el desarrollo de la investigación.

El Instituto de Investigaciones dio su infraestructura, equipos y suministros, especialmente para la obtención de la muestra, conjuntamente con la Universidad Mayor de San Andrés, donde se encuentra el analizador genético que permite la secuenciación automatizada.

Por otro lado, el Centro de Investigación Genética coadyuvó al resguardo de las muestras, pues la identidad de los participantes es confidencial, y son ellos los dueños de sus muestras.

Ver más temas relacionados
  • SANTA CRUZ DE LA SIERRA Ciudad de historia y modernidad
  • Santa Cruz de la Sierra es una ciudad dividida por anillos concéntricos que muestran amplias avenidas. En el primer anillo, conocido como el casco viejo, se encuentra la muestra de su estilo

  • TENDENCIA DE LA MODA Las diseñadoras de la Max Paredes
  • En la década de los 80, en las radios de la ciudad de La Paz comenzó a sonar con fuerza el nombre de una boutique que estaba ubicada en la calle Max Paredes: La Competidora. La tienda —decían los

  • HIPÓLITO ARRUBIEZA “En esta calle he tenido suerte”
  • Es un hombre dueño de un gran carisma. Escuchar sus historias representa un disfrute por la gracia y vivacidad con la que las relata. Dice las cosas como son, pero sazonadas con mucho

  • CRUDO DERRAMADO y luz solar, cóctel letal
  • Los investigadores en Estados Unidos analizaron las consecuencias del desastre del buque de carga Cosco Busan en 2007, cuando el navío chocó contra una de las torres de un puente y

  • URUS Y AYOREOS Los pueblos más antiguos de Bolivia
  • “En América Latina sólo se hicieron estudios de la estructura genética de los pueblos. Nunca se comparó un pueblo con otro para ver su relación genética, antigüedad y procedencia. Nosotros

  • BELLA ALTURA
  • Bella Altura es una comunidad indígena de 20 familias. Está situada a 10 kilómetros del municipio de San Buenaventura, en el norte de La Paz. Sus habitantes viven de la caza, la pesca y de la artesanía.

  • 2012, AÑO DE ESPIRITUALIDAD
  • Se trata del astrólogo no vidente David López, del yatiri Daniel Aguilar y de los parasicólogos Zulayna y el Curaca Blanco, quienes coincidieron en que 2012 será un año positivo para todos los bolivianos,

  • AÑO PAR, AÑO BUENO ¿Qué nos espera
  • “La hoja de coca es sagrada y no miente. La lectura señala que la situación entre los bolivianos marchará bien, porque trabajaremos y nos esforzaremos para comprender que somos diferentes

  • PITÍN: “Si no actúo para la gente actúo para mí mismo”
  • Con más de tres décadas de trayectoria actoral, el gran Pitín parece nunca perder la fe en la actuación, a pesar de que reconoce que ésta es una de las actividades laborales peor remuneradas

 

 Edición Impresa

Ver versión impresa
Ver versión impresa


 Hemeroteca Digital


 Hoy en la Historia

23 de abril en la historia

1616. Fallece en Madrid Miguel de Cervantes y Saavedra, autor de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. En recuerdo y homenaje se celebra el Día del idioma español y el Día del Libro.