Fecha : 2011-11-28
  Pequeñas empresas estatales crecen, se espera que sindicatos las manejen
Especial

Las seis pequeñas empresas estatales van en franco crecimiento. La Empresa Boliviana de Almendras (EBA) ya generó recursos más que suficientes para recuperar lo invertido. El resto se destaca por el movimiento económico local de miles a millones de dólares.

El éxito de las pequeñas empresas estatales está probado y en las proyecciones se espera que los seis emprendimientos comiencen a generar recursos para garantizar la producción local y aporten con más dinero a las arcas del Estado.

La Empresa Boliviana de Almendras (EBA), la Empresa Boliviana del Oro (EBO), Lácteosbol, Cartónbol, la Planta de Cítricos y la Empresa de Palmitos generan recursos que no sólo van a cubrir el monto invertido por el Gobierno, sino que apuntan a generar más recursos en el mediano plazo, contrariamente a lo afirmado por opositores, quienes aseguraron que estas iniciativas eran ineficientes y generaban pérdidas al Estado.

Así lo demostró el vicepresidente Álvaro García, quien, con cuadros desglosados en mano sobre cada una de las empresas, probó la eficiencia de estos emprendimientos de carácter social, que se espera pasen a manos de sindicatos en un futuro bajo responsabilidad de las organizaciones sociales.

"El Estado no puede estar en todo, sino en sectores estratégicos. Debe estar en programas para fomentar la producción local con objetivos de carácter social", afirmó.

En el caso de EBA, esta industria fue instalada con una inversión de 45 millones de bolivianos y en dos años de operación generó 73 millones de bolivianos en ventas.

El aporte de EBA no es económico, pues ésta empresa beneficiadora y comercializadora de castaña permitió regular el precio que se le paga al productor castañero, mejorando las tasas de venta en Pando y Beni.

También destacó la experiencia de Lácteosbol, que tiene tres plantas instaladas en las localidades de Challapata, Achacachi e Ivirgarzama.

Esta pequeña industria capta la producción lechera de comunarios y permite fomentar el consumo local de lácteos a través del subsidio materno infantil y el desayuno escolar.

En el primer año de funcionamiento, las ventas de Lácteosbol llegaron a los 1,5 millones de bolivianos y en 2011 se incrementaron a 6 millones. Más de 32 mil mujeres y niños consumieron la producción de esta iniciativa a través del subsidio y el desayuno escolar.

El Vicepresidente descartó que Lácteosbol se constituya en una competencia para grandes industrias lecheras, como PIL o Delizia, pues éstas operan con tecnología de última generación y apuntan al mercado nacional.

Cartonbol, que funciona desde 2011, tiene una proyección de dos años para comenzar a rendir y estabilizarse. La inversión para la puesta en marcha fue de 31 millones de bolivianos

Sin embargo, en un año de operaciones, esta industria generó ventas por alrededor de 2 millones de bolivianos y cuenta con varias preventas y contratos para el próximo año, señaló.

En cuanto a la Planta de cítricos y Empresa de Palmito, éstas favorecen a miles de familias del Chapare, donde están instaladas generando recursos para el aprovechamiento de los productos.

En el caso específico del Palmito, 3.000 familias venden su producción a la empresa estatal para su exportación, que ya generó recursos por más de 37 mil dólares.

Ver más temas relacionados
 

 Edición Impresa

Ver versión impresa
Ver versión impresa


 Hemeroteca Digital


 Hoy en la Historia

24 de abril en la historia

1939. Germán Busch se declara dictador, tras ser elegido presidente de Bolivia por la Asamblea Constituyente el año 1938.