Reportajes

Reportajes (Edición impresa)

Trufi 1 es pionero en servicio de taxi con ruta fija

 

(Cambio).- Los primeros vehículos que se usaron para este servicio eran americanos de las marcas Ford y Dodge, “muy amplios y cómodos, tranquilamente entraban tres personas adelante”, de ahí se mantiene la costumbre de llevar dos pasajeros en la parte delantera.

La ruta fija era de San Miguel a San Francisco; luego, viendo la necesidad y la demanda de la población sureña, es que el sindicato implementa la ruta hacia Miraflores y la plaza Murillo, identificados con las banderitas blancas.

La waca en la ‘curva del diablo’, más allá del bien y el mal

 

(Cambio).- “Qué de malo hay, señorita, yo me llevo velitas y viera qué bien se ha portado conmigo. Mi wawita tenía una rara enfermedad, todo su cuerpo parecía llagado, pero yo le he llevado pues velitas, flores, harto le he rezado y me la ha curado, por eso creo, yo creo”, así narró su experiencia Juana (nombre ficticio), una mujer de 38 años.

micrófono en mano, cholitas se abren paso en los medios

 

(Cambio).- Roxana Mallea estaba estudiando Enfermería el año 2006, cuando la invitaron a participar en un casting para presentadora en el canal Virgen de Copacabana (CVC). Su vida cambió cuando fue elegida para dar las noticias en dicha televisora. 

“Yo no conocía nada de comunicación o periodismo, pero a medida que fui aprendiendo me gustó y por eso decidí dejar Enfermería y me puse como meta ser la mejor periodista y presentadora, sin dejar de lado mi vestimenta”, contó. 

desde Chicaloma, los trovadores yungueños cuentan su historia

 

(Cambio).- “Amigos por siempre” es una banda de música que se fundó hace 60 años y estuvo conformada por Tito Barra (62), Pascual Arrascayta (60), Rogelio Andaveris, Ángel Pérez, Luis y Celso Jauregui, todos ya fallecidos, salvo los dos primeros, quienes tocan la primera guitarra y la mandolina, respectivamente. 

Espacios que transportan a un lugar en el tiempo

La Costilla de Adán y la Chopería son espacios de la noche que entre sus paredes guardan artículos que reviven la historia.

Diego Ponce de León Murillo
La ciudad de La Paz tiene infinidad de historias que contar, pero existen lugares que transportan a los visitantes y permiten retomar las raíces de la historia y repensar la manera en que se vivió hace años y siglos.

“Denunciar la violencia me salvó la vida”

Gabriela Ramos
Blanca fue golpeada y abusada por su esposo sistemáticamente durante tres años. Ella relata que al principio solo fueron empujones, pero en cada pelea éstos se convirtieron en sopapos, luego puñetes, patadas, y finalmente una suma de todo eso. Las agresiones pararon hace siete meses luego de que la mujer inició una demanda contra su agresor. 

El plátano es el pan de cada día en los Yungas

El frondoso árbol de gigantes hojas da el fruto que es infaltable en la mesa de los hogares de las familias yungueñas.

jocelyn giovanna chipana lópez
El fiel compañero del yungueño no es un perro, sino el plátano, en sus diversas variedades, que está presente durante todo el día en la alimentación de las familias, además de otras utilidades que le brindan ingeniosamente.  

Cinco plátanos al día consume mínimamente un yungueño, pues esta fruta está presente tanto en comidas saladas como dulces.  

KELEQUELERA, la comunidad más aislada de La Paz

En la zona los lugareños producen frutas y hortalizas que no pueden comercializar por falta de un camino que los conecte con el resto del municipio paceño.

Victor Hugo Chambi Ocaña
Con sacos al hombro o en las espaldas, Zulma acompaña a su esposo por un sendero, pasan por un puente colgante, navegan y siguen caminando desde Kelequelera hasta Caranavi para vender sus productos agrícolas que cultivan de forma cotidiana y que les servirá para luego comprar ropa y otros alimentos.

“son pasivos, honestos, nada violentos, pero sumamente rígidos”

La problemática del autismo en niños, niñas, adolescentes y adultos es una de las áreas menos estudiada, investigada y atendida en Bolivia.  

fernando del carpio z.
El bullying para los niños autistas en las escuelas es increíble, “son pasivos, honestos, nada violentos, pero sumamente rígidos, por lo que es difícil que cambien de un tema a otro con facilidad”, dice Carol Garvizu, madre de una niña autista de cinco años.

Páginas