EL BREXIT NO REPRESENTA AMENAZA PARA LATINOAMÈRICA

REDACCION BBC MUNDO

 Reino Unido ya están sacando las cuentas de cuánto ganará o perderá el país en términos económicos tras concretarse la salida del país de la Unión Europea (UE).

Es una decisión histórica, y fuera de las fronteras británicas también tendrá importantes efectos.

En el caso latinoamericano, hay que empezar por decir que el comercio de la región con la economía británica es limitado.

Y la inversión británica en América Latina, si bien es importante para algunos países, por lo general no tiene la dimensión de los flujos provenientes de otros países como Estados Unidos.

De modo que el Brexit no representa una amenaza existencial para las economías latinoamericanas, ni tampoco una oportunidad particularmente llamativa, ya que el peso económico de Reino Unido en la región es limitado. 

Relaciones comerciales 

Reino Unido fue, hasta mediados del siglo XX, un socio económico crucial para América Latina, en particular para naciones del Cono Sur como Argentina. Pero en las últimas seis décadas el comercio de América Latina con los británicos ha caído en términos relativos.

Entre las economías principales de América Latina, Colombia es la que más depende de las compras británicas. Pero incluso ese país envía a Reino Unido apenas el 2,5% de sus exportaciones, principalmente constituidas por carbón.

En 2014, las exportaciones colombianas a ese país llegaban a $us 1.400 millones.

Brasil sólo depende de Reino Unido para el 1,7% de sus exportaciones. Y la cifra respectiva para México es de mucho menos del 1%.

De modo que, dentro o fuera de la Unión Europea, el mercado británico es un tema relativamente secundario para las exportaciones de la mayoría de las naciones latinoamericanas.

¿Nuevos tratados? 

¿Qué pasaría con ese volumen de exportaciones si Reino Unido abandona la Unión Europea? Los defensores del Brexit han dicho que si Londres se separa del bloque europeo, podría

ser más ágil para buscar tratados comerciales con nuevos socios.

Pero, de hecho, Reino Unido ya tiene, a través de la Unión Europea, tratados comerciales con muchas de las principales economías latinoamericanas. La UE llegó a un acuerdo con

México en 2000, y con Perú y Colombia desde 2013.

También hay convenios de la UE con varias naciones centroamericanas.

Presumiblemente, cuando la nación británica salga de la Unión Europea, estos países tendrían que renegociar nuevos acuerdos comerciales específicos con Reino Unido en caso de estar interesados en mantener esas preferencias comerciales recíprocas con Londres.

La semana pasada, el presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo que el Brexit sería un “dolor de cabeza” para ese país por la necesidad de renegociar los tratados con Reino Unido.