YPFB IMPULSA PLANTA DE FERTILIZANTES Y SE PERFILAN MERCADOS

REDACCION CENTRAL

La producción de fertilizantes de la planta de amoniaco y urea que se construye en la localidad Bulo Bulo, Cochabamba, impulsada por YPFB, tiene como posibles mercados a Brasil y Argentina.

Las autoridades nacionales del área de hidrocarburos conversan con Brasil y Argentina para definir los precios y volúmenes de exportación de la urea (fertilizante agrícola). Se estima que el 80% de la producción se destinará a esos países y el restante 20% para cubrir el mercado interno.

El ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Alberto Sánchez, ratificó que la Planta Petroquímica Tres Lagunas de Brasil está interesada en ser el principal socio comercial de la planta de fertilizantes de Cochabamba.

En la actualidad, la construcción de la planta de industrialización tiene una avance del 92% y se prevé su entrega para septiembre del presente año.

La planta tendrá la capacidad de producir 2.100 toneladas métricas por día (TMD) de urea y 1.200 TMD de amoniaco. La obra demanda $us 877 millones. 

Capacitación de profesionales

Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y la empresa coreana Samsung Engineering Co., este último a cargo de la construcción, capacitan a 32 profesionales bolivianos  para operar la planta de fertilizantes.

La capacitación de personal está enfocada a la operación y mantenimiento de la planta, de los equipos, además de temas de seguridad industrial.

Los cursos se realizan en la planta situada en la localidad Bulo Bulo del departamento de Cochabamba y en la ciudad de Santa Cruz, con distintos técnicos especializados y proveedores de equipos tanto a escala nacional como internacional.

Principales beneficios

La urea es el fertilizante más popular  y de mayor uso en el mundo entero. Su contenido rico en nitrógeno permite el crecimiento de las plantas, ayuda a su nutrición  y mejora el rendimiento de los cultivos. Este tipo de fertilizantes se usa principalmente en la producción de arroz, maíz, caña de azúcar, sorgo, papa, frutales, hortalizas y otros.

El consumo actual de urea en Bolivia alcanza a 19.000 toneladas métricas por año. Con la puesta en operación de la planta de amoniaco y urea, el consumo se incrementará a 30.000 toneladas métricas, según las proyecciones oficiales.

El impacto del uso de la urea en la agricultura boliviana tiene que ver con el incremento de la productividad y rentabilidad de los cultivos, ampliación de la frontera agrícola del país, recuperación de la fertilidad de tierras cultivadas, ahorro en la economía del agricultor, incentivo a la producción de alimentos  y contribución a la seguridad alimentaria.