Caso Gabriela Zapata fue una ganancia de pescadores

Archivo
Portadas de distintos medios de comunicación impresos acerca de la cobertura del caso Zapata.

Como “vergonzosa” calificó la comunicadora social Sandra Aliada al tratamiento informativo del denominado caso Zapata.
“Ni siquiera malo, ha sido pésimo; más allá de que haya sido malo o respondido a los niveles mínimamente aceptables de calidad profesional, el tratamiento ha sido vergonzoso”, afirmó.
Ese punto de vista, si bien no es compartido por muchos periodistas, es similar al que también expresó el periodista Carlos Soria cuando sostuvo que hubo “un tratamiento abusivo de la información en este tema”.
Esos criterios se circunscriben luego de que la ‘novela’ parece haber llegado a su fin tras conocerse algunos detalles que eran el motivo de la seguidilla de información difundida en torno a la existencia del hijo del presidente Evo Morales con Gabriela Zapata. Al final se determinó que el infante falleció y que se presentó a otro a las autoridades.
Pero más aún, cuando se puso en duda la moral del primer ciudadano del país, como es la del Presidente del Estado, tras conocerse que tuvo una relación con Zapata (denuncia efectuada a partir de un certificado de nacimiento presentado el 3 de febrero de 2016 por el presentador Carlos Valverde, quien luego de revelarse la verdad se fue a Argentina).
Una vez conocidas las ‘mentiras’ que se publicaron, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó que gran parte de la tarea de desprestigio fue desarrollada por grupos de medios de comunicación y abogados, a los que calificó de “mafiosos”.
“Si esos medios de comunicación mafiosos y mentirosos, esos abogados mafiosos y mentirosos, esos políticos mafiosos y mentirosos fueron capaces de atacar a un Presidente, imagínense qué harán con ustedes”, expresó.
Para Aliaga, los y las periodistas se dedicaron a “magnificar” declaraciones día a día, absolutamente contradictorias, y lo que en su criterio se hizo “fue desinformar a la población”.
“Sobre la novela Evo Morales-Gabriela Zapata por lo menos hay 10 versiones”, dijo, y apuntó que esa situación es “no respetar el derecho a la información que tiene la población”.
Asimismo, sostuvo que hubo “mala intención” de los medios de comunicación a tiempo de emitir la información acerca de este caso.
“Estamos hablando de un escenario donde se juegan poderes”, sostuvo, y afirmó que hubo un tratamiento sesgado de la información.
García linera señaló el 9 de mayo que “se destapó una seguidilla que involucró no solo a opositores, sino fundamentalmente a la prensa en una cadena que buscó amplificar, no la prueba sino las conclusiones antojadizas de unas supuestas pruebas, y a la cabeza de Página Siete, Los Tiempos, El Deber, ANF y Erbol se inició una cadena que durante dos meses se convirtió en primer titular este tema”.