‘Juandela’, el cerebro de la organización comunal

Foto: Facebook Juan de la Cruz Villca
A pesar de sus múltiples obligaciones, Juan de la Cruz Villca siempre se dio tiempo para estar al lado de sus familiares.

Por Roberto Medina Buezo

“Ahora estoy en otra lucha contra el linfoma no hodgkin, que en dos semanas me hizo perder 10 kilos y bajó todas mis defensas. Hoy terminó mi primera quimioterapia, me faltan cinco más para continuar en la lucha revolucionaria y estar junto a mi familia. Gracias a mis compañeros y compañeras, especialmente a los del Ministerio de la Presidencia y Salud”.

Este fue uno de los últimos mensajes que escribió Juan de la Cruz Villca en su cuenta de Facebook el 11 de junio, con la esperanza de ganar una batalla más, tal y como lo hizo incontables veces como dirigente sindical. Sin embargo, el cáncer pudo más y terminó con la vida del líder histórico de la Central Obrera Boliviana (COB) y de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

El 16 de junio, a la edad de 70 años, ‘Juandela’ como era conocido por su entorno familiar, social y sindical, falleció luego de una dura batalla contra un cáncer que no fue detectado a tiempo.

¿Quién fue ‘Juandela’?
Juan de la Cruz Villca ‘Juandela’, nació el 24 de noviembre de 1945 en la comunidad Chachacumani, ayllu Tayaquira, cantón Huayllatiri, en el municipio Huanuni de la provincia Pantaleón Dalence del departamento de Oruro.

Tuvo siete hijos (tres varones y cuatro mujeres) quienes aseguraron que continuará con el legado combativo que su padre les inculcó durante años.
Una vida dedicada a la lucha

La lucha constante en favor de la gente más humilde fue reconocida al grado de haber sido diputado por el MAS-IPSP, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y primer segundo secretario general de la Central Obrera Boliviana (COB). Pero su trayectoria como dirigente data desde su juventud por sus ideales y compromiso con los bolivianos.

Líder de la organización
Entre las muchas anécdotas que se contaron durante el velorio y homenaje póstumo que se realizó en el Hall de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), resaltó la que narró el canciller David Choquehuanca.

“Lo he conocido a finales de los años 70 en plena recuperación de la democracia. ‘Juandela’ viajaba en una motocicleta Jawa organizando a las comunidades, pero como era prohibido hablar de democracia en aquel entonces, disimulaba y engañaba a los agentes, paramilitares y a los coordinadores”, recordó.

Según el relato, el dirigente se compró una máquina fotográfica y se hacía pasar por periodista y al mismo tiempo se reunía con los dirigentes de las distintas comunidades a las que visitaba a menudo.

“Esas organizaciones decidieron cuidarlo porque era un dirigente conocido y decidieron sacarlo del país junto con otros dirigentes, pero él decidió quedarse en Bolivia para seguir organizando. Fue uno de los que organizó a la CSUTCB junto con Genaro Flores”.

Fue un actor fundamental en la recuperación de la democracia como miembro de la COB, también formó parte de varias huelgas de hambre e incluso fue uno de los cerebros de la marcha de 1996, denominada la ‘Marcha del Siglo’, cuando el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada decidió modificar unilateralmente una ley consensuada.

Este líder histórico dejó grandes enseñanzas como uno de los promotores del movimiento campesino indígena construyendo una democracia más participativa.

Autoridades nacionales y de otros países lo recordarán como un luchador consecuente porque nunca vendió sus ideales a los partidos de la derecha ni a los gobiernos neoliberales a los que se enfrentó.