49 años de la Masacre de San Juan

Foto: Boliviasol.wordpress
Imagen de la época que refleja el festejo de los mineros.

Por Gonzalo Pérez Bejar

Han transcurrido 49 años de aquel episodio que marcó con sangre la historia de las luchas sociales en Bolivia. Es la masacre de San Juan, de la cual no se conoce, hasta la fecha, el número exacto de víctimas, pero que es el reflejo de la confrontación de intereses contrapuestos, como fue la idea de barrer con cualquier indicio de sublevación que en la época la marcaban los mineros en busca de mejores condiciones de vida y la presencia de una guerrilla que iba a ser el punto de análisis para un posible apoyo de la vanguardia obrera.

Entre 1960 y 1970 existió una disminución de 7.093 trabajadores y en mayo de 1965, durante la presidencia del general René Barrientos, se dictó el Decreto Supremo de Reordenamiento de Comibol, que entre otras medidas imponía una rebaja salarial.

El ingreso mensual promedio en dólares de los trabajadores fue subiendo de 61,83 en 1957 hasta 94,02 en 1964. Se rebajó a 60,37 dólares (36% de rebaja) en 1965, vale decir a un nivel más bajo que en 1957, hechos que causaron rechazo y conmoción en las minas.

De acuerdo con los antecedentes de ese episodio, era la madrugada del 24 de junio de 1967 cuando efectivos militares del Regimiento Ranger y Camacho, que viajaron en 12 vagones de ferrocarril, desembarcaron en la estación ferroviaria de Cancañiri y ocuparon violentamente los campamentos mineros de Catavi y Siglo XX, y las emisoras La Voz del Minero y Siglo XX.
Esta acción preventiva era parte de una ‘Operación Militar’ que tenía como objetivo cortar de raíz cualquier posibilidad de una nueva guerrilla en Bolivia. Para ello dispone junto a su Alto Mando tomar por sorpresa los centros mineros y de esta manera terminar con cualquier amenaza a su gobierno.

Según el Diccionario Marxista, los mineros preparaban un ampliado y se dijo que de él saldría un apoyo a los que iniciaron la lucha armada en Ñancahuazú, y es uno de los hitos en las luchas obreras por la liberación del pueblo boliviano de manos del fascismo, la recuperación de la democracia y la defensa de los recursos naturales.

Para el periodista Carlos Soria Galvarro, este episodio sangriento tuvo un antecedente que fue la masacre de mayo de 1965. A ello se suma la rebaja de sueldos, apresamiento de dirigentes sindicales, despidos masivos y otras acciones que fueron motivo para la reorganización del sector minero.

“Fue una operación sorpresa, todo lo contrario de otras”, señaló.

En realidad lo que se hizo es “levantar una barrera de sangre” entre la guerrilla y los mineros, que en esa época, era el único sector combativo organizado, que era capaz “de convertirse en aliado de la guerrilla”.

Según Soria, los militares no tenían un objetivo fijo y dispararon a cualquier lado. “Muchas de las víctimas eran inocentes, había mujeres, niños, campesinos de la región”, mencionó.

Los hechos
- Los mineros preparaban un ampliado en el cual debía aprobarse un apoyo a los que iniciaron la lucha armada en Ñancahuazú.
- Fueron asesinados los obreros Emiliano Acho, lsaac Casorla, Cupertino Caballero, Berna de Condori, Rosendo García Maismar, Doroteo Gonzáles, Avelino Laime, Aniceto Inocencio Laime, Alejandro Mamani, Ponciano Mamani, Humberto Sanabria, Gilda Sánchez Delgadillo, Nicanor Tórres Barroso, Mario Vargas, entre otros.
- Una de las emergencias de la Masacre de San Juan fue el apresamiento y posterior asesinato del líder minero Isaac Camacho.