El estrés crónico se convirtió en el peor enemigo del hombre

Foto: Cambio
Los choferes son los más expuestos al estrés.

Jocelyn G. Chipana L.

Los expertos advierten que esta enfermedad fue vinculada a seis causas de muerte a nivel mundial y a mútilples enfermedades crónicas físicas, emocionales y mentales.

El estrés crónico acabó paulatinamente con la vida de centenares de personas. Por ello, los
expertos advierten que la población debe estar alerta ante los primeros síntomas.
Boris Flores Viscarra, técnico del área de Salud Mental y Prevención de Adicciones del Ministerio de Salud, informó que el estrés es una reacción natural que tiene la función de preparar al organismo mecanismos de defensa en una situación de peligro.
“El estrés llega a ser patológico, cuando ante ningún estímulo tenemos reacciones de defensa como la hiperventilación, ansiedad, la frecuencia cardiaca aumenta, hormigueos en la piel, miedo o temor constante a que algo pasará”, detalló el entrevistado.
Al respecto, Carlos Gris, reconocido psicólogo explicó que el estrés es básicamente la combinación de cuatro sustancias del organismo que el cuerpo produce en una fracción de segundos, cuando nos sentimos amenazados.
“Hay evidencia clínica de que estas sustancias, más que ayudar al cuerpo lo dañan causando muchas enfermedades y trastornos graves, tanto físicos como emocionales y mentales, que incluso pueden terminar con la vida de la persona”, aseveró el entrevistado.
Síntomas
Depresión o ansiedad, irritabilidad, miedo, nerviosismo, confusión, fluctuaciones del estado de ánimo, etc.
Risa nerviosa, trato brusco hacia los demás, incremento del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas.
Tensión muscular, manos frías o sudorosas, insomnio, dolores de cabeza, fatiga, problemas de espalda.
Oficios estresantes
Se considera que los choferes son los que están más expuestos al estrés crónico.
Los policías son los segundos en la lista por el peligro al que se enfrentan.
Los periodistas de medios escritos están en tercer lugar, debido a la responsabilidad de su trabajo.
Cargos de alto nivel directivo registran fuertes grados de estrés.
SUSTANCIAS
Dijo que la primera hormona que segrega durante el estrés es la corticotropina, hormona que causa enfermedades relacionadas con el hipertiroidismo, hepatitis, trastornos de ansiedad y de estado de ánimo como la bipolaridad y la depresión.
La adrenalina es la segunda sustancia que se produce en situación de estrés crónico, produce nerviosismo, inquietud, confusión, insomnio latidos irregulares del corazón, contribuye a la depresión y a un sentimiento de maltrato y de abuso, produce dolores estomacales, debilidad inusual, hinchazón en los pies y también aumento de apetito.
La tercera sustancia es el cortisol, una hormona que normalmente regula los niveles de energía y el metabolismo de las grasas y las proteínas, sin embargo, el exceso de esta hormona suprime el sistema inmunológico y nos deja vulnerables.
“Hay una multitud de infecciones y de alergias, también causa hipertensión y contribuye a las enfermedades cardiovasculares y a la resistencia a la insulina que produce la diabetes, además es responsable de la gastritis, de las úlceras, daña el hígado y disminuye la capacidad del cuerpo para desinflamar e inhibe la absorción intestinal del calcio” aseguró Gris.
La cuarta sustancia que produce en el cuerpo es la insulina, que normalmente nos ayuda a mantener el nivel de energía en el cuerpo; sin embargo, el exceso produce resistencia, o sea el cuerpo pierde la capacidad de sintetizarla.
AZÚCAR
“Lamentablemente cuando el cuerpo está estresado el hígado produce grandes cantidades de azúcar, eso, combinado con la incapacidad de producir insulina, produce la diabetes y también contribuye al almacenamiento de grasa, principalmente en la zona abdominal y la obesidad”, arguyó el experto.
Además, manifestó que disminuye la función renal, lo que produce el síndrome metabólico, como colesterol malo. Por eso, puede causar cardiopatías, infartos y trombosis.
“El estrés crónico produce insomnio, cansancio agotamiento, debilidad, disminuye la lívido, interfiere con la capacidad que tenemos de mantener la atención y la memoria”, aseveró.
En síntesis, es el causante principal de la depresión, la obesidad, el envejecimiento prematuro y el cáncer.
Con frecuencia el estrés es mal diagnosticado
Teresa Medina es una de las múltiples víctimas de esta enfermedad, quedó viuda a sus 39 años y con tres hijos adolescentes se vio en la necesidad de obtener dos empleos.
“En la mañana trabajé como niñera de kínder y en la tarde trabajé en un restaurante de comida rápida. La fuerte responsabilidad de la mañana y la falta de un ambiente laboral en la tarde, más la preocupación constante de mi familia mataron mi salud de manera integral”, narró la entrevistada.
Ella creyó que la falta de sueño y el dolor muscular en el hombro eran males pasajeros, hasta que un día no pudo levantarse de su cama, pues todo su brazo y pierna estaban paralizados.
“Posteriormente me dolió el corazón y se me cayó el cabello, pensé que era por la tristeza que sentía por la falta de mi esposo. Fui al doctor y cada especialidad me derivó a otra, hice un amplio recorrido por los consultorios, nadie me daba un diagnóstico y sentí otras molestias como dolor de cabeza herpes e irritación, entre muchas otras”, contó Medina.
Luego de más de un año, finalmente acudió a un psiquiatra y los síntomas empezaron a desaparecer.
Boris Flores Viscarra, técnico del área de Salud Mental y Prevención de Adicciones del Ministerio de Salud, asegura que “en nuestro país acudir a un psicólogo o psiquiatra aún es un tabú. Tenemos el prejuicio de que todo aquel que va al psiquiatra está loco, eso ocasiona que la gente acuda a otras especialidades de manera errada“, aseguró Flores.
Tratamiento
En síntomas muy fuertes se deben suministrar psicofármacos y la internación del paciente, en grados leves se puede abordar el mal con terapias psicológicas.
“Terapias emotivas conductuales, que buscarán que la persona halle sus mecanismos de defensa y se fortalezca su tolerancia al problema o a su entorno”, aseveró el experto.

Gestión
Ante este problema, reconocido por la Organización Mundial de la Salud, como uno de los principales óbices en salud pública, el Ministerio de Salud busca fortalecer las unidades de Salud Mental a escala nacional.
“Trabajamos para revalorizar la importancia de la salud mental. Por ello, este año estamos realizando un estudio para actualizar la línea base, donde se evaluará el sistema de salud mental en Bolivia de manera integral, para proyectar políticas nuevas”, dijo Flores.
En Bolivia, solo cinco de los nueve departamentos cuenta con salud mental: La Paz, Santa Cruz, Oruro Chuquisaca y Tarija.
“Vamos a elaborar el nuevo plan de salud mental 2016- 2020”, aseguró el entrevistado.