Segundo retorno de los Fantasmas

Jackeline Rojas Heredia

Fantasmas asesinos, Premio Nacional de Novela 2006 de Wilmer Urrelo, es una obra que desde las primeras palabras engancha a su lectura y a medida que avanza toma ribetes macabros, inverosímiles y a la vez, terriblemente humanos.

La descripción, el perfil de un pedófilo enfermo, asesino y a la vez, otro niño más que juega, que busca compañía, es intimidante, sobrecogedor y estresante.
Pero nadie puede dejar la lectura una vez que la inicia, porque llegar al desenlace final se transforma en una necesidad urgente.

Marcel Ramírez, director de la Editorial 3600, dijo que la obra de Urrelo está entre las mejores y valiosas lecturas que ha disfrutado; razón por la cual asumió el reto para sacar la segunda edición de la obra.

La noticia y la presentación de Fantasmas Asesinos se realizó en el Espacio Simón I. Patiño de la ciudad de La Paz, el martes 14 de junio pasado. Una buena noticia para quienes sienten afecto por el género de novela policíaco e igual de importante para los que no, pero que, de todas maneras, se sentirán horriblemente fascinados.

¿Cómo se siente Wilmer Urrelo con la segunda edición de su obra?
Con mucha esperanza, es algo que me llena de orgullo. La obra circuló mucho entre los años 2006-2007 y 2008 ¿no? y me gustaría que circule en el circuito colegial. Y creo que ya hacía falta, es decir, se necesitaba una segunda edición y editorial 3600 se animó a llevar adelante esta segunda edición que tiene, según sé, mil ejemplares.

En la actualidad a qué se dedica, ¿en qué ocupa su tiempo?
Trabajo como siempre en temas de edición. Pero también estoy dedicado a escribir un nuevo libro, que al igual que Fantasmas asesinos, quizá mezcle la ficción con la realidad. La obra se sitúa en los años 20 en la ciudad de La Paz. Es un hecho real de esa época, trata sobre un hecho extraño y policial.

¿Entonces será otra obra policial?
No. Esta vez, creo, que será una mezcla de géneros. No la considero netamente policial hay una mezcla que en este momento no sé definir exactamente.

¿Fantasmas asesinos generó alto impacto en el momento de su publicación, eso fue sorpresivo para usted? ¿Lo esperaba? Lo había imaginado?
En ese momento me quedé intrigado por el cómo fue tomada la novela. La verdad, ahora veo todo de una manera distinta, creo que ya se puede ver la historia desde otro ángulo también, a partir de esta segunda edición. Observar a la novela más desde la historia antes que desde el escándalo que suscitó.

¿Qué fue lo que le intrigó en ese momento?
Bueno, Fantasmas asesinos es una historia real. Es decir, un hecho real que ocurrió el año 86 si no me equivoco. Entonces cuando se publicó estaba todavía muy cerca, la historia estaba muy viva en la memoria de la gente. La gente tomó de esa manera, más por el escándalo que por la historia que presenta el libro. Y casi no se tomaron en cuenta las otras historias paralelas que se presenta en la obra en general.

¿Considera que esta vez la novela pueda tener otro tipo de lectura? ¿Una lectura diferente desde el público?
Sí, definitivamente.
Con mucha más calma y madurez literaria diferente a la de ese momento. Pero aún así, es una novela que yo quiero mucho y que ha representado mucho en mi vida. Ganar un premio siempre te coloca en otro lugar, en un ambiente distinto. Creo que eso sirvió de mucho.

¿Además de las novelas, se siente inclinado a algún otro género literario?
Escribo cuentos para la editorial El Cuervo y también preparo crónicas para el periódico.

¿Mencionó al inicio de la entrevista, que le gustaría que la obra ingrese al circuito del colegio? De dónde ese interés?
Me gustaría que entre a los colegios, sí.
Cuando salió la primera edición, era inimaginable que esa novela llegue a los colegios por la carga de la historia misma, y de todas maneras, no sé cómo se dio modos de entrar.
Me encontraba con maestros y chicos de colegio que me preguntaban por la novela.
En realidad fue de esa manera, que conversando con Marcel, el director de la Editorial 3600, que llegamos a la conclusión de que hacía falta una segunda edición. La novela se agotó ya no existe a la venta. Entonces viendo el interés del público que en algún momento escuchó un comentario sobre la novela y que la buscó, es que tomamos esa posibilidad y decidimos animarnos a sacar esta segunda edición.

-------
Presentación:
El asesinato de un niño en el colegio Irlandés despierta la torcida imaginación de un estudiante, quien arma el rompecabezas de este hecho mientras descubre la literatura de Mario Vargas Llosa. Este atípico adolescente planea además la lenta muerte de su madre y la manera más rápida de conseguir dinero para pagar a una de sus compañeras de curso por una hora de sexo. Pero la historia del niño muerto no termina ahí: se convertirá más adelante en el fantasma asesino que atraviesa el pasado y devela el rostro sin piel de la muerte. Con los años, la maldición del asesinato arrastra sin remedio a todos a quienes se involucraron en el crimen.

Wilmer Urrelo, Premio Nacional de Novela Bolivia 2006, es autor de la novela Mundo Negro (2000), Hablando con los perros. Urrelo participó también en las antologías Trabajos forzados y otros cuentos, Memoria de lo que vendrá, Pequeñas resistencias: antología del cuento sudamericano, y Alta en el cielo, una antología de la narrativa contemporánea a la boliviana.

“Exorcizando a inútiles fantasmas Por: Jackeline Rojas Heredia Un comentario a propósito de la novela de Wilmer Urrelo, Fantasmas asesinos, ganador de la última versión del Premio Nacional de Novela. “¿Por qué a veces las historias de amor deben teñirse de sangre? La respuesta es complicada. Tal vez sean los fantasmas que retornan con frecuencia”.
(Así inicio un análisis escrito en 2007 por la misma autora de la entrevista actual. Lo mejor de la literatura es que siempre existe la posibilidad de leerla desde diferentes enfoques).