Tiwanaku inicia proceso de conservación curativa de bienes

Foto: Archivo
Vista de una parte del complejo arqueológico de Tiwanaku.

Con la inauguración de un laboratorio de conservación de patrimonio, el martes 21 de junio, el sitio arqueológico de Tiwanaku iniciará el proceso de conservación curativa de aproximadamente un centenar de bienes. Se trata del primer laboratorio de ese tipo en Bolivia.

El espacio de conservación está situado detrás del museo Lítico, sobre una extensión de 100 metros cuadrados. Su apertura será a las 08.30, en ocasión de las celebraciones por el Año Nuevo Andino Amazónico 5524.

Proceso especializado
Según el director del Centro de Investigaciones Arqueológicas, Antropológicas y Administración de Tiwanaku (CIAAAT), Julio Condori, la construcción del laboratorio se concretó con el apoyo de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

En la actualidad se cuenta con el 70% de los equipos necesarios para ese proceso, la mayoría adquiridos fuera del país. “Seguramente hasta este fin de año completaremos el resto, pero ya en esa fecha (21 de junio), el laboratorio entra en funcionamiento y tenemos ahora por lo menos un centenar de bienes patrimoniales para llevar a cabo la conservación curativa, que de igual manera se hace por primera vez en Tiwanaku”, dijo el también arqueólogo respecto a que hasta ahora lo que se realizaba únicamente era una conservación de tipo preventivo. Esta iniciativa se anticipa a los problemas que puedan afectar a los bienes, especialmente en el deterioro.

Mientras que el procedimiento curativo es una intervención especializada directa sobre el bien (pieza arqueológica). El procedimiento se da en las patologías que ya manifiestan los bienes.
“A la fecha, después de un siglo y medio de investigaciones efectuadas en Tiwanaku, no se ha incorporado de manera sostenible el componente de conservación”, dijo Condori acerca de que todos los materiales inmuebles y muebles del sitio que fueron exhumados, una vez expuestos a la intemperie, presentan reacciones y deterioros de distinta escala. Por ello, lo que se hará en adelante es una intervención, inicialmente en aquellos bienes que tienen un requerimiento urgente de intervención.

El centenar de piezas con las cuales se iniciará el procedimiento corresponde a objetos que fueron retirados de exposición. “Lo que hicimos fue liberar espacios, o sea las exposiciones de ambos museos estaban muy saturadas y era muy poco didáctico para la comprensión del visitante”.

Se trata de bienes en cerámica; metales; y orgánicos como el hueso, cuero y madera; además de materiales líticos, especialmente aquellos que son de formación sedimentaria, como las rocas (a diferencia de aquellas rocas que son metamórficas o volcánicas, las cuales tienen mayor duración en el tiempo).

Plazos
Desde que Condori asumió la dirección ejecutiva del CIAAAT, en mayo de 2015, hizo una reestructuración institucional. Al equipo técnico del centro se incorporó a Irene Delaveris, quien trabaja junto a un auxiliar de conservación y 10 personas dedicadas a la parte de conservación y que vienen de las comunidades. Según Condori, se encaran los proyectos conforme a los planes establecidos, aunque evitó hacer aproximaciones en cuanto a tiempos y etapas.

Al hacer una comparación con instituciones museísticas del mundo, se determinó que éstas tienen un componente importante en el aspecto de la conservación, “que tendría que ser un trabajo diario, hasta alcanzar o por lo menos controlar todos los deterioros, tanto en bienes muebles e inmuebles”.

En Tiwanaku, en ese sentido, se habla por lo menos de unos dos a tres millones de piezas, por lo que se requiere de unos 10 a 15 años de intervención. “Lo que nosotros hemos hecho ahora es que esta actividad se vuelva sostenible en el tiempo y que no se maneje como proyectos que tienen un inicio y un fin y son intervenciones temporales”, agregó.

Entonces, con este programa de conservación, que ya es institucional, se hará un trabajo cotidiano hasta que se pueda —prácticamente— controlar todo lo que es el deterioro en el patrimonio.