Estudiantes de Chile, Perú y EEUU sufren desigualdad

Niños de nivel escolar básico escuchan las instrucciones de la maestra.
Foto: AFP

Perú, Chile y Estados Unidos están entre los once países donde la situación socioeconómica del estudiante tiene más impacto en su rendimiento escolar, según el informe publicado ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre 64 naciones.
En Perú, tercero en este índice de desigualdad, un estudiante de 15 años con bajos recursos tiene siete veces más probabilidades de mostrar bajo rendimiento escolar que sus compañeros.
En Estados Unidos, Chile, Costa Rica, Brasil, Colombia y Uruguay un alumno que procede de una familia desfavorecida tiene cuatro veces más posibilidades de no lograr el nivel básico que sus compañeros.
En Chile, el noveno país en este ránking de desigualdad, un estudiante con bajos recursos tiene seis veces más probabilidades de tener bajo rendimiento escolar, mientras que en Estados Unidos, undécimo en la clasificación, esas probabilidades son ligeramente inferiores a seis.
En Costa Rica (puesto 14) superan por poco las cinco, en Brasil (19) son de cinco, en Colombia (23) son de cuatro y medio, y en Uruguay (24) ligeramente inferiores a ese ratio.
El país con mayor desigualdad es Irlanda, con casi ocho veces más probabilidades, mientras que el que menos registra son los Países Bajos, con un ratio de 1,5.
Analizando la media de los 34 países que conforman la OCDE, el estudio concluye que las diferencias socioeconómicas y demográficas explican el 15 % de la variación en bajo rendimiento escolar entre los estudiantes.
Además de la situación socioeconómica, el haber repetido un curso es el factor con mayor impacto en el bajo rendimiento académico.
Los estudiantes tienen más probabilidades de mostrar bajo rendimiento si proceden de una familia de bajos recursos, si son hijos de inmigrantes, si solo tienen un progenitor y si asisten a una escuela rural.
Otros factores de riesgo son el no haber tenido educación preescolar, el haber repetido algún curso, el mal comportamiento, una mala gestión de la escuela, o una ineficaz política educativa por parte del Gobierno.