Flujo y divisas por el turismo se duplicaron desde el 2005

Una expedición de Boltur a los glaciares de Quime (La Paz).
Boltur

Las políticas y programas de apoyo al turismo como el acceso a través de mejores vías camineras, aeropuertos, la promoción de los atractivos, entre otros, duplicaron el flujo de turistas extranjeros a Bolivia.
El dato se desprende del informe de gestión gubernamental de 10 años que hizo ayer el presidente Evo Morales a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) y al pueblo boliviano por intermedio de una cadena de radios y canales de televisión.
De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Culturas y Turismo, entre 1994 y 2005, antes que Evo Morales acceda al Gobierno, llegaron 4.338.650 visitantes extranjeros al país.
Entre 2006 y 2015, esa cantidad se incrementó a 8.813.677 turistas, es decir, se duplicó en los dos gobiernos de Morales.
El informe oficial da cuenta que el turismo receptor en Bolivia, la industria sin chimenea, en el período 2006 - 2015 ha generado Bs 4.631 millones de divisas, mientras que en el período 1990 – 2005, el flujo turístico ha generado solamente 2.551 millones de bolivianos.
Con relación a los logros y acciones concretas que contribuyeron a alcanzar los anteriores resultados desde la implementación del proceso de cambio bajo el liderazgo del presidente Evo Morales y los movimientos sociales, se visibilizan al menos cuatro acciones concretas.
INYECCIÓN
Esa decisión política fue acompañada con un importante soporte financiero. El Gobierno nacional, en 10 años, asignó para ese sector 208 millones de bolivianos, lo que representó una importante inyección al sector, para temas de difusión, promoción y apoyo al turismo.
Según el Gobierno, en el pasado, es decir, 20 años antes que Evo Morales llegue al Gobierno, el turismo no recibía ningún apoyo, por lo que dependía exclusivamente del financiamiento de las ONG.
Las acciones gubernamentales a favor de la actividad turística fueron el marco del Plan Nacional de Turismo (Plantur) implementado en 2014. Eventos como la llegada del Dakar y el incentivo de festivales y cumbres nos pusieron en los ojos del mundo.