“Está demostrado que desde 1868 están robándonos el agua para las minas”

Foto: Cambio
El ingeniero Antonio Bazoberry

Antonio Bazoberry quiroga
INGENIERO CIVIL
Desde 1868, el Gobierno de Chile ha explotado las aguas de los manantiales del Silala sin que hasta la fecha haya reconocido esa deuda, a pesar de los intentos de resolver el problema.
Pero ahora el tema del Silala cobra preeminencia después de conocer la demanda que presentó el Gobierno de Chile contra Bolivia, al considerar que este recurso natural tiene carácter internacional, por ser un río de curso sucesivo.
Uno de los expertos en este tema, el ingeniero civil Antonio Bazoberry Quiroga, a pesar de su delicado estado de salud, accedió a entablar una entrevista para explicar, en base a su experiencia de varios años, sobre la realidad de las aguas del Silala y su verdadero origen. Hizo referencia a los varios estudios que se realizaron y lo que se debe hacer en el futuro para defender este recurso natural.
Destacó la posición del gobierno que preside Evo Morales por hacer respetar un derecho propio de los bolivianos y la cantidad de estudios que en su criterio se elaboraron para defender las aguas.
Ingeniero, ¿cuántos estudios certifican que las aguas del Silala son un manantial y no un río de curso sucesivo?
Son más de cien, porque se han hecho estudios, desde la Universidad, los que hay en las bibliotecas, en la Cancillería, en los ministerios, en el propio Senamhi, que antes llevaba las estadísticas de lo que escurría de las montañas de cada una de las cuencas.
Ahora, por definición, un río es un curso de agua permanente que escurre de las laderas de una cuenca geográfica, donde se producen las lluvias estacionales, en épocas de venidas de mayor cantidad, y entonces estas aguas escurren por la pendiente del terreno y la velocidad del agua, se forman quebradas y éstas a su vez un río que al final se junta con otros ríos, que en algunos casos pasan los 100 kilómetros.
Chile señala, en la demanda que ha presentado contra Bolivia, que quiere hacer un uso equitativo de las aguas del Silala. ¿Considera que hay un uso equitativo de las aguas del Silala, cuando Chile es el único beneficiario del manantial?
De ninguna manera, es falso que los chilenos pretendan utilizar nuestras aguas, robando, usufructuando aguas bolivianas en forma gratuita.
Lo que Chile pretende es una campaña política. Están utilizando como un medio político para desviar el verdadero problema y tratar de seguir robándonos el agua de forma gratuita, con el pretexto de enjuiciar a Bolivia por el uso de aguas internacionales de un río Silala que es de uso compartido. Tenemos felizmente muchísimos estudios, comenzando de El mito del Silala y otros libros que demuestran que no existe el río Silala. Eso es un invento que se creó a partir de un trabajo que realizó Josiah Harding, a quien le encomendaron hacer un nuevo trazo fronterizo atravesando los cerros Inacaliri y Silala Chico.
El trazo que hizo del canal para llevar aguas del territorio boliviano al territorio chileno, y como tenían que pasar la barrera de la cordillera occidental, los del ferrocarril utilizaron tuberías de 20 pulgadas para poder pasar el agua a Chile, y eso se lo confunde con río.
De acuerdo con los datos que usted recopiló, del 100 por ciento de las aguas, ¿qué porcentaje aprovecha Chile?
Se aprovechan del cien por ciento, los chilenos no nos dejan nada, lo que queda en Bolivia son aguas que escurren por el canal artificial que son de 250 litros por segundo. Ahora, cuando Chile quiere hacer uso de esas aguas tiene que consultar con Bolivia, eso es lo que no están haciendo. Años de años que se llevaron las aguas. Es un problema pendiente de parte de la Cancillería y por eso hay que felicitarlo al Presidente, quien indicó que son aguas nacionales que nacen en Bolivia y pertenecen a Bolivia, y nos vamos a defender. Además que el juicio que anunció la Presidenta chilena es por un asunto político.
Está demostrando que nos están robando, que se han entrado al territorio boliviano cuando no había nada. Según el libro Historia del ferrocarril de Chile, escrito por María Piedad Alliende, está demostrado que desde 1868 están robándonos el agua para las minas, para uso doméstico, incluso para riego.
¿Chile tiene derecho al uso de las aguas del Silala?
No tiene ningún derecho, absolutamente son aguas nacionales y tiene que negociar con Bolivia, como se hace siempre, como por ejemplo Itaipú, que Brasil ha hecho con Argentina y Paraguay, que duró años, y lo resolvieron en base a las reglas internacionales que existen para uso de aguas compartidas.
Eso deberían haber hecho los bolivianos con los chilenos. Los chilenos han eludido y están buscando cualquier pretexto a presión de las transnacionales. En Chile todo es privado, el agua se tiene que pagar, la educación se tiene que pagar, la explotación de minerales es privada.
¿Bolivia tiene alguna obligación con Chile, país que incluso en la demanda pide que no se contamine las aguas del Silala?
¿Con qué derecho?, ¿cómo?, ¿decirnos que no se contamine? Cuando las aguas que escurren en nuestro país son aguas puras, y no es río internacional, porque nunca ha existido un río internacional Silala.
¿Qué acciones concretas debe asumir el Gobierno de Bolivia respecto a este tema, al margen de la demanda internacional?
La contrademanda que ha indicado nuestro Presidente es digna de mencionar y alabar porque está defendiendo nuestros recursos naturales, tanto de territorio como de agua, porque son bolivianos, nacen en Bolivia y son bolivianos, entonces es digno de reconocer y se está demostrando que nos están robando, que se han entrado al territorio boliviano cuando no había nada.
También la propuesta de que se construya el puerto en las faltas del Mutún (Puerto Suárez) y que mediante un canal de 120 kilómetros de longitud, con un ancho de 40 metros y una profundidad de nueve metros, llegue a la Hidrovía Paraguay-Paraná, así tendríamos nuestro puerto y comunicación directa con Puerto Nueva Palmira en Uruguay, para salir al Atlántico.
¿Hay nuevos estudios sobre las aguas del Silala que determinen su curso actual, la cantidad del líquido que llega a Chile?
El Senamhi (Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología) es la entidad que hace las mediciones y tiene estadísticas hace unos 60 años.
Ahora se calcula que son miles de millones de dólares que debería pagar Chile a Bolivia por el uso de las aguas bolivianas. O sea todo lo que han podido robar agua de Bolivia lo han hecho y lo siguen haciendo.
Si bien las aguas del Silala son recursos hídricos que emergen del interior de la tierra porque son reservorios, ¿se pueden terminar y Bolivia se podría quedar sin nada?
Esas aguas son depósitos fluvioglaciales de hace más de 40 mil años, depósitos donde ha quedado nieve de los cerros que están alrededor de Inacaliri y Silala Chico, que por cambios climáticos se depositaron en los espacios de los volcanes. Ésas son las aguas que emergen a la superficie para formar esos bofedales, de los que se alimentaban las vicuñas, que había en cantidad antes que los chilenos lleguen al lugar para fabricar los canales e instalar las tuberías de 20 pulgadas.
¿Bolivia tiene los argumentos necesarios para hacer respetar sus derechos sobre estos bofedales?
Tenemos cantidad de estudios que tendrían que estar en la Cancillería o las bibliotecas, las universidades, tenemos cantidad, a lo que se suma el libro El mito del Silala, que en la actualidad ya está en su segunda edición.
¿Cómo se debe sentar soberanía en esa región para evitar que se sigan llevando lo nuestro?
Se debería ayudar al asentamiento de una comunidad ganadera en los bofedales, dándoles facilidades de vivienda, de energía eléctrica y todo lo que es necesario para la crianza de ganado lanar, o sea vicuña, llama, alpaca y otros.
Una vez hecho eso fundamentamos nuestro derecho de que somos propietarios de ese terreno y estamos utilizándolo. Porque los chilenos dicen: ¿para qué les sirve a los bolivianos si no utilizan esos territorios?
¿Cómo y desde cuándo considera usted que se debería consignar el pago o compensación de la deuda histórica?
Desde 1868, que, según la escritora chilena Allende, es desde ese año que se han desviado las aguas bolivianas de los bofedales mediante canales hacia Antofagasta. Son miles de millones de dólares que tendrían que pagarnos por el uso arbitrario de nuestras aguas. Al negociar, en alguna forma que nos paguen el agua, pero bajo nuestras condiciones y haciendo que Chile nos dé una salida soberana al mar.

la cifras
250 litros de agua se escurren de los manantiales del Silala.

Perfil
Antonio Bazoberry Quiroga es ingeniero civil en provisión nacional.
Ingeniero militar en construcciones y certificado como ingeniero ambiental.
Miembro de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia y de la Sociedad de Ingenieros Civiles de los Estados Unidos.
En Estados Unidos se desempeñó como especialista en obras hidráulicas para América Latina y el Caribe, en calidad de consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Además trabajó como consultor internacional del Banco Mundial.

El ingeniero inglés Josiah Harding, con pala y pico, empezó a recolectar el agua de esos ojos de agua, que son bofedales, y ellos los llamaron entonces manantiales”.
Hay que felicitar al Presidente por indicar que son aguas nacionales, que nacen en Bolivia y pertenecen a los bolivianos, y se las va a defender.