Cholita paceña, moda con identidad y patrimonio, brillará en pasarela Neoyorquina

Fotos: Jorge Mamani
Una de las creaciones con diseños en macramé.

Jackeline Rojas Heredia
La chola paceña es una mujer imponente”, afirmó Eliana Paco, la diseñadora de trajes de pollera con los cuales representará a Bolivia en la Semana de la Moda de Nueva York, que se realizará en septiembre.
Eliana Paco aprendió desde temprana edad el arte de confeccionar polleras, heredado de su madre. Hoy tiene dos hijos adolescentes, quienes son su fuente de inspiración para salir adelante.
Como mujer conoce la discriminación y los prejuicios que en la sociedad boliviana existieron y aún existen en torno a la mujer y más a la mujer de pollera; sin embargo, hoy siente que ha disminuido y que en el contexto actual lucir una pollera es cuestión de orgullo e identidad.
Con su familia como motor sacó adelante, hace 11 años, Modas Esmeralda, su pequeño negocio dedicado a la confección de todos los artículos necesarios para vestir a la chola paceña. La clave: nunca rendirse y trabajar no solo por necesidad, también por pasión, una que la lleva a soñar con fuentes de trabajo para cientos de artesanos.
De ojos profundos, elegante porte y con una maestría única para tocar cada prenda, protagonizó una sesión de fotos en la que ella eligió prendas por combinar con otras y descartó unas que no reunían la armonía que ella buscó en ese momento.
No siente temor de romper esquemas y pasar por estructuras o concepciones establecidas para el uso del color en el vestir. Ella agarra, corta, combina, luce y sueña. Sus creaciones, además de únicas, son elegantes y generaron la atención de grandes diseñadores del exterior.
Su sueño: abrir mercados externos que posibiliten la generación de fuentes de empleo para artesanos bolivianos y que en el mundo se distinga la vestimenta de la chola paceña, personaje patrimonio de La Paz. “Quiero que los trajes de la chola paceña se vistan en el exterior, que quien desee una manta sepa y valore el origen de La Paz y de Bolivia”, dijo.
Paco valora mucho a las personas que trabajan con ella y afirmó que los modelos que se realizan vienen también acompañados de un arduo trabajo, la mayoría de las veces a mano. ”Lo que más cuesta es el macramé porque es totalmente hecho a mano y precisa de cuidado y perfección, al igual que las lentejuelas y las perlas. Por ese motivo damos fuentes de empleo a muchas personas”, dijo, y añadió que el hecho de que la vestimenta de la chola paceña se proyecte al mundo es muy importante porque se generan fuentes de empleo.
Pasarela neoyorquina
La plataforma que estimuló los sueños y creaciones de la diseñadora Eliana Paco fue el evento de modas realizado en abril en la ciudad de Cochabamba: el Bolivia Fashion Week, al que fue invitada por la organizadora y diseñadora Pamela Alarcón. En el evento participaron diseñadores reconocidos en el mundo de la moda, como la española Agatha Ruiz de la Prada, Fernando Aliaga, entre otros internacionales, y los nacionales Heidy Estrada, de Cochabamba, y el diseñador caribeño Sixto Nolasco.
“Aliaga, por ejemplo, mostró una colección de vestidos que valían 40 mil euros. Compartir con todos ellos ha sido para mí muy enriquecedor, me cambió el pensamiento totalmente. Un evento así nos enseña mucho, a crecer, sobre todo a soñar. Estar en una pasarela internacional nos llena de mucho orgullo. Para el evento de septiembre en EEUU, Paco adelantó que trabaja inspirada en una fusión con materiales de la tierra boliviana como el aguayo, la bayeta de tierra, la bayetilla, el tocuyo, que se combinan con sedas, gasas y otros elementos.
Orgullo de mujer paceña
Eliana Paco destaca que muchas mujeres en el país deciden dejar el buzo y el pantalón por lo que son las polleras y eso genera orgullo. “Con ese cambio en el pensamiento, las mujeres nos empoderamos más y sobre todo empoderamos a la chola paceña”, dijo.
Una vez se logre concretar el viaje a la Gran Manzana de Nueva York, la diseñadora pretende mostrar su trabajo y el de su equipo de artesanos en otras pasarelas del exterior y luego exportar a exigencia de las mujeres del exterior.
“Lo que quiero es que esta vestimenta no se quede en un closet, sino que sea parte del look constante, que la mantilla la puedan lucir bella y hermosa todos los días, y no adquieran uno sino 10. De repente estilizarlo de alguna manera, pero inspirado en la manta de la chola paceña. Yo avizoró mi pollera o manta en España o en otros países y sé que esas prendas fueron inspiradas en la mujer paceña.
Una recomendación para nunca rendirse: “paciencia, buen humor y constancia hacen que una persona siga adelante, crezca y que los sueños y metas trazadas se vayan cumpliendo”, afirmó convencida y con una amplia sonrisa.
Las ‘transformet’, palabra que odia
Eliana Paco destaca que la discriminación haya reducido, pero también identifica desde su posición de diseñadora situaciones de rechazo que muchas veces son protagonizados por las mismas mujeres, sobre todo en el uso del lenguaje despectivo.
“El término que odio es el de ‘trasnformet’, que muchas veces se le dice a la mujer que de repente se viste diferente, es decir, a la mujer que todos los días está con pantalón y luego se viste de pollera, entonces la gente murmura a lo negativo y dicen: ‘Ella no es original, es transformet’, qué término mal empleado, que ni existe y término que odio. Siempre ando peleando con la gente, ‘ay pero si no es original’, dicen, y yo les digo, qué te importa que no sea original, lo importante es que se está vistiendo y está generando economía porque si ella compra una manta le hace ganar al artesano y eso hace que el negocio crezca, pero también que una mujer no se sienta menos como antes era la discriminación.
Mi madre muchas veces ha debido sentirse discriminada, ahora hay todavía pero no es como antes, pero cuesta cambiar eso, es parte del trabajo que hacemos”, dijo, y añadió que en Bolivia se debe valorar lo nuestro. “Nosotros tenemos que cambiar, y allá (en el exterior) nos van a valorar más, siempre que nosotros nos valoremos”.
Otro gran sueño es que exista una permanente capacitación para los artesanos con el objetivo de mejorar la calidad e innovar en diseños que luzcan únicos sin perder identidad.