Sube crianza de la chinchilla bajo la vigilancia estatal

Foto: Archivo

Por su alto valor comercial
Diego Ponce de León M.
Existe un creciente interés por la piel de la chinchilla, considerada la más fina del mundo. Una prenda entera supera los $us 15.000 y puede llegar a costar hasta $us 60.000. Los mercados chino, europeo, ruso y americano son los que más demandan el producto, cuyo costo varía de acuerdo a la variedad y color de la fibra del animal.
En los años en que ingresó la chinchilla a Bolivia (2006) ésta era considerada un espécimen en peligro de extinción, sin embargo su procedencia era de criaderos en cautiverio, por lo que no existían mayores problemas en los trámites de exportación con la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas, institución dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.
Wilfredo Romero, productor, exportó 300 cueros de chinchilla a Hong Kong el año 2014.
“El mercado existe, sin embargo hay que exportar mediante un plan de manejo que acredita el Estado (…) El Gobierno me ayudó mucho al momento de exportar las pieles de chinchilla”, aseguró Romero.
El tamaño del cuero promedio de la chinchilla debe medir 45 centímetros y tiene un valor comercial que oscila entre $us 40 a $us 50 en el extranjero, según las características y exigencias técnicas internacionales de los compradores.
El mercado externo requiere al menos 1.500 cueros cada mes, pero la oferta boliviana no alcanza a producir esa cantidad.
“La crianza de la chinchilla es un arte, hay que dedicarle mucho tiempo, se requiere de experiencia para sostener un criadero”, explicó Romero. El color definido y el tamaño son exigencias que se deben cumplir para la comercialización. La etapa de maduración también es un factor importante.
Características
La chinchilla es un roedor que vive en climas fríos, por lo que El Alto, Oruro y Potosí son lugares con climas idóneos para su crianza.
Son animales solitarios y deben vivir en jaulas independientes, normalmente se los maneja por grupos en los que se incluyen seis hembras para un macho. Las cruzas son por la noche y los nacimientos son siempre por la mañana.
Según Teresa Pérez, directora de la dirección de Biodiversidad y Áreas protegidas, existen dos tipos de chinchilla: langier y brevicaudata, esta última está en peligro de extinción, sin embargo la primera puede comercializarse porque no es silvestre.
Los trámites de exportación fueron manejados por el Viceministerio de Medio Ambiente y Biodiversidad, y el Gobierno Municipal de Tupiza, bajo la presentación de un plan de manejo del criador de chinchilla que cumplió con los requisitos específicos.
“Hay muchas cosas que se deben avanzar, una de ellas es la concientización de la normativa vigente de animales en peligro de extinción”, añadió Pérez.

las cifras
2006 Ingresaron los primeros especímenes de chinchilla desde Argentina, según el productor Wilfredo Romero.
45 centímetros es el tamaño promedio ideal de los cueros de chinchilla para su comercialización.
50 dólares es el precio que puede llegar a costar un cuero de 45 centímetros con todas las exigencias internacionales.

regulaciones para la exportación
Teresa Pérez, directora de la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, sostuvo que es necesario presentar un plan de manejo por parte del interesado en comercializar la piel y cuero de chinchilla, documento que sostenga parámetros en base a un estudio científico para poder exportar y no dañar la fauna de Bolivia.

capacitación y experiencia
Wilfredo Romero, productor, aseguró que en Bolivia no existe una buena práctica de la crianza del roedor, es por eso que esta actividad requiere de experiencia y de capacitación para lograr una correcta aplicación de técnicas de crianza, alimentación y selección de los especímenes.
“Es importante desarrollar un conocimiento para lograr mejores resultados”, aseguró Romero.

LOS DATOS
El 21 de julio de 2014 se hizo la primera exportación de 300 cueros de chinchilla hacia Hong Kong por medio del Viceministerio de Medio Ambiente y Biodiversidad y el emprendedor tupiceño Wilfredo Romero Cruz.
El criadero El Milagro, en Tupiza, es el único que está oficialmente registrado por la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas en todo el territorio nacional.