Maní, el fruto seco para platos dulces y salados

Su origen es boliviano, con más de 60 variedades. Antioxidante natural, contiene altos niveles de minerales, proteínas y grasas monoinsaturadas que reducen el colesterol y agentes anticancerígenos.
Es un alimento versátil porque se lo puede consumir crudo, tostado o frito. Se usa como ingrediente de platos dulces y salados. Existe una variedad de derivados como la mantequilla y aceite.
El nombre científico del maní o cacahuete es Arachis hypogaea cuyos frutos, de tipo legumbre, contienen semillas apreciadas en la gastronomía.
Formas de consumo
Las semillas se consumen crudas, cocidas o tostadas, se las procesa para producir mantequilla de maní, dulces y bocadillos o se las utiliza para sopas y salsas. El 40% de la producción mundial se utiliza para el procesamiento de aceites. Las cáscaras sirven como combustible, fibra cruda para forraje y otros.
Antedecentes
El cultivo se inicio hace 4.000 años en el sur de Bolivia y parte del noroeste de Argentina. Los indígenas consumían el producto antes que los europeos lo encontraran en 1500.
Se estima que en Bolivia existen 12 mil productores de maní en los valles de Chuquisaca (3.000), Cochabamba (1.500), la región del chaco (3.000), y el resto en Santa Cruz (1.500 en los valles mesotérmicos) y (3.000 en Tierras Bajas), según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). El país es el segundo exportador, después de China, gran parte de esa producción es exportada en bruto a países como Holanda o Alemania. Pese a que no tiene la cantidad de producción que Asía, el maní de Bolivia tiene mayor calidad.
Características
Es una planta fibrosa, que mide de 30 a 50 centímetros de altura. Los frutos crecen debajo del suelo, dentro de una vaina leñosa redondeada que contiene de una a cinco semillas. Al ser un fruto con cascara leñosa sin pulpa se lo considera un tipo de fruto seco.
Se siembra a finales de primavera y se cosecha a finales de otoño.
La denominación maní puede provenir del idioma guaraní manduví.
Beneficios para la salud
No solo es económica, y de acceso popular para los que deseen consumirla, también es beneficiosa para la salud debido a sus propiedades antioxidantes, necesarias para proteger al organismo de padecimientos asociados a las enfermedades coronarias o al cáncer. Las semillas también reducen el colesterol en la sangre.
Contiene vitaminas E, B1, B2, B3 y B6, además de folatos, fundamentales en la formación del tubo neural de los embriones. Minerales como el potasio, sodio, hierro, calcio, magnesio, flúor, zinc, cobre y selenio, además de grasas insaturadas como el ácido oleico y linoleico, benéficas para la salud cardiovascular y el funcionamiento del cerebro.
El triptófano en el maní aumenta la liberación de la serotonina, sustancia química que conduce a la depresión y por lo tanto ayuda a combatir la depresión.
La nuez de la tierra, puede ser tambien un ingrediente regulador en la dieta de las personas con diabetes o hipoglicemia. No se recomienda su ingesta en infantes menores de tres años, sin embargo debe consultar a un profesional de la medicina.

Para saborear:
Ingredientes
(garrapiña de maní)
3 tazas de maní
2 tazas de azúcar
1 taza de agua
Esencia de vainilla
Preparación
Colocar en una sartén o cacerola el maní, el azúcar y el agua.
Poner a fuego fuerte y revolver continuamente. Cuando el azúcar se pega al maní colocar la esencia de vainilla. Dejar enfriar en una asadera.

TIPS
EL TOSTADO
Tiene un sabor más intenso que el crudo y es ideal como bocadillo para eventos sociales. Puede incluso saborizar algunas recetas de repostería. Con cáscara se recomienda tostar entre 15 a 20 minutos, agregando una pizca de azúcar o canela.
VARIEDAD
En Bolivia existen más de 60 diferentes especies endémicas. Cada una de ellas se caracteriza por su gran poder nutritivo, sus vistosas formas y su inigualable sabor. Unas 14 mil familias se dedican al cultivo de la leguminosa.
PARA CONSERVAR
Para almacenar los maníes, se recomienda dejar en su cáscara en un envase hermético dentro de la refrigeradora hasta por seis meses, si no éstos pueden durar por tres meses en un lugar seco y oscuro.
SU CULTIVO
La planta demora entre cuatro y cinco meses en germinar, crecer y dar fruto. Por lo tanto, se siembra generalmente a finales de la primavera para cosechar sus frutos y semillas al comienzo del otoño. Una planta saludable normalmente produce entre 30 y 50 maníes.

Para saborear
La sopa de maní
Ingredientes
6 nudos de carne de cordero o costilla de vaca
1 cuchara de sal molida
6 papas
1/2 taza de arvejas
1/2 taza de habas verdes
1 taza de maní molido
3 litros de agua para cocer la carne
1 taza de cebolla
1/2 taza de tomate
1 cucharilla de comino
2 dientes de ajo
1 cuchara de orégano
1 cuchara de perejil
1 1/2 cuchara de ají amarillo molido
1/4 taza de aceite

Preparación
Pelar las papas y partir en cuatro, luego las arvejas y el tomate.
Picar la cebolla y freír en aceite.
En una olla colocar los 3 litros de agua. Antes que empiece a hervir, agréguele la carne. Dejar que dé un hervor y agregar sal, el tomate, la cebolla, el comino, el orégano, el ají y el ajo retostados en aceite. Luego agregue el maní molido.
Dejar cocer hasta que la carne quede blanda y cocida. Agregue las habas, las arvejas y las papas. Cocinar hasta que estén suaves.
Sirva en plato hondo, con un pedazo de carne y adorne con perejil picado.

Receta: Cocina Boliviana