Adicción al celular y las redes puede ser peor que a las drogas

Fotos : Archivo Cambio
Los jóvenes son los más propensos a la adicción

La tecnología puede ocasionar algunas patologías
Jocelyn G. Chipana
El uso continuo del teléfono móvil puede causar adicciones que afectan al individuo tanto o peor que la dependencia al alcohol o a las drogas.
Para los expertos, el problema de la adicción al celular es difícil de percibir, pues gran parte de la población desconoce los efectos negativos que representa.
“Muy pocos adultos y casi ningún joven se da cuenta de que hay un problema con el uso excesivo de estos aparatos, ello impide que la persona afectada corrija su conducta y evite un mayor problema”, comentó la psicóloga Lesly Acarapi.
Advirtió que en la mayoría de los casos, las personas que se hacen adictas al celular o a las redes sociales buscan llamar la atención sin percibir que esto puede causar más alejamiento de su entorno o de su pareja.
Alertas del problema
Para la experta, pasar más de tres horas al día utilizando las redes sociales o el teléfono móvil es un severo indicio de un problema mayor.
“El tiempo es un llamado, pero también si el usuario siente la necesidad de revisar sus cuentas o su móvil. En esta etapa, la persona se siente sumamente incómoda si no tiene señal o si no cuenta con batería para estar en línea”, agregó la entrevistada.
Dijo que otra alerta importante es identificar la falta de sueño en la noche a causa de las redes.
“Tengo algunos paciente, principalmente adolescentes, que desde su cama se sumergen en el chat hasta las 03.00 o 04.00. Con esto también tenemos un problema de salud porque la falta de sueño comienza a presentar un deterioro en las funciones que desempeñan”, explicó la experta.
Otra señal clave, principalmente en adolescentes y jóvenes, es la búsqueda de dinero para estar conectado a internet.
“Este sector de la población, que aún depende de sus padres, usualmente siempre está guardando hasta su último centavo para invertirlo en crédito para su celular, deja de salir e incluso de comer en los recreos para estar conectado siempre”, explicó Acarapi.
La entrevistada aseguró que la familia debe percibir una alerta si la persona no deja su celular en la mesa a la hora de la comida, ni cuando está con sus amigos o cuando está a punto de dormir.
Consecuencias.
Para la socióloga Ángela López, lo primero que ocasiona la adicción al celular es el aislamiento de la sociedad.
“Un padre o un familiar puede identificar a un adicto cuando éste, en vez de salir a pasear o a comer, prefiere quedarse solo en casa. Es común que deje de frecuentar a sus amigos físicamente, ingresa en una situación de soledad”, dijo López.
Asimismo, explicó que como toda adicción, presenta un comportamiento alterado o muestra trastornos del estado de ánimo.
“Se tienen también problemas con la comunicación, es decir que la persona prefiere enviar mensajes, mal escritos, aunque su receptor esté en la misma habitación”, explicó la experta. En casos extremos hay un comportamiento compulsivo. Según López, el afectado es muy sensible a los juicios y valoraciones de los demás y acrecienta los sentimientos de inseguridad.
Puede llegar a tener dificultades en su aprovechamiento escolar, puede llegar a robar y a mentir con tal de tener un equipo porque la adicción es capaz de anular todo nuestro control como personas. “Además, está más expuesto a contactos con traficantes o delincuentes que se esconden detrás del perfil de sus cuentas”, dijo.
Incidencia en la salud
De acuerdo con una publicación de RT Actualidad, científicos identificaron dos tipos de tumores, uno en el cerebro y el otro en el corazón, entre algunas ratas de género masculino expuestas a la radiación de radiofrecuencia a niveles usados por la industria de telecomunicaciones.
El experimento con ratones mostró que aquellos que están expuestos a radiación, como la que emiten los celulares, incluso registran una muerte más acelerada que aquellos que se criaron sin acceso a eso.
Por ello los expertos aseguran que los padres, principalmente, deben ejercer un control sobre el uso del celular en sus hijos. “Es mejor prevenir, pues todo exceso implica que no solo la persona, sino su familia, pueda salir dañada”, recomendó la psicóloga.