Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski y la ruta de Perú

Foto: Andina
Más de 22 millones de peruanos acudirán este domingo a votar en el ‘balotaje’ por Kuczynski y Fujimori, que alientan un similar modelo económico.

Fernando del Carpio Z.
Hoy se celebrará la segunda vuelta electoral en el Perú. El pueblo peruano elegirá entre Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, y Pedro Pablo Kuczynski (PPK), de Peruanos por el Kambio, ambos identificados con la derecha y el neoliberalismo. Las encuestas dan como ganadora a Keiko.
La elección es seguida con interés en Bolivia, en esa línea, los analistas políticos Katu Arkonada y Eduardo Paz Rada, coincidieron en manifestar, por separado, que las relaciones entre Bolivia y el Perú podrían ser más auspiciosas si triunfa Keiko.
“A diferencia de otras segundas vueltas en otros países, como en la Argentina, no es una disputa entre dos modelos políticos diferentes, los dos básicamente adoptan el mismo sistema neoliberal, la izquierda quedó en tercer lugar, hizo una muy buena elección con Verónika Mendoza, del Frente Amplio”, opinó Arkonada.
Ante esta situación, Mendoza decidió sin alianza de por medio apoyar a PPK para cerrar el paso al ‘fujimorismo’.
Keiko es hija de Alberto Fujimori, el expresidente (1990-2000) que cumple una condena de 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad y delitos de corrupción.
Los dos candidatos
“PPK es un ultraneoliberal que en el pasado ha tomado medidas de desnacionalización, viene de la escuela económica norteamericana. Si gana se alineará con los gobiernos de la Argentina, México y Colombia”, opinó Paz Rada.
Mientras que Keiko proviene de la derecha, pero, a diferencia de PPK, “está vinculada al apoyo de sectores populares del Perú (...) a lo que fue el Gobierno de su padre, un Gobierno bastante duro, incluso dio un golpe, aunque a su haber tiene el combate contra Sendero Luminoso”, subrayó el politólogo.
Para Arkonada, “PPK trabajó en las grandes empresas transnacionales, tuvo puestos importantes en el Estado, asociado al capital transnacional, y Keiko replica el proyecto que tenía su padre”.
Por tanto, “una victoria de PPK o Keiko va a reforzar las posiciones conservadoras que van a llevar Brasil y la Argentina, el escenario es más complicado que con un Perú gobernado por Ollanta Humala”.
Relaciones bilaterales
Paz Rada considera que si gana PPK las relaciones con Bolivia van a ser muy difíciles y tensas porque seguramente “va a buscar vínculos con la oposición boliviana porque está en la línea de la Alianza del Pacífico, de los tratados de libre comercio, y no va a comulgar con las posiciones actuales del Gobierno boliviano”.
Mientras que Keiko, según el analista, “va a buscar ante una especie de aislamiento regional un acercamiento mayor con el Gobierno boliviano, ese contexto estará presente”. Además el hecho de que su padre firmó el acuerdo de Ilo puede ser un antecedente importante para impulsar el puerto de Ilo.
Si gana Keiko, en opinión de Paz Rada, Bolivia tendría que aprovechar para una mayor cercanía con las políticas del vecino país “frente a los gobiernos de Argentina, Brasil y Chile, que pretenden aislar al Gobierno boliviano”.
Arkonada cree que con Keiko se podría abrir un espacio de cooperación bilateral sobre todo para el proyecto del tren bioceánico que nace en Brasil, debe llegar a las costas del Pacifico para salir a China.
“PPK está más aliado al capital transnacional, al esquema de las multinacionales, no creo que las relaciones se modifiquen sustancialmente, pero se introducirían más variables. Keiko es menos demócrata que PPK”, resaltó el politólogo.
Ollanta Humala, del Partido Nacionalista Peruano, asumió el 28 de julio de 2011 y entregará el mando este 28 de julio.

5 años es el mandato presidencial en el Perú, no hay reelección inmediata.