Papa: Bienes de narcos se deben entregar a víctimas

Foto: AFP
El papa Francisco en la Santa Sede junto con miles de personas.

Agencias
El papa Francisco abogó ayer por las víctimas de la trata de personas, propuso aplicar, según las modalidades de cada país, la praxis italiana “de recuperar los bienes mal habidos de los traficantes y delincuentes para ofrecerlos a la sociedad y, en concreto, para la reinserción de las víctimas”.
Ante cientos de magistrados de diferentes países reunidos en el Vaticano, declaró como “crimen contra la humanidad” el tráfico de seres humanos.
El tráfico de personas afecta a 40 millones de hombres, mujeres y niños en todo el mundo.
“Éstos son verdaderos crímenes de lesa humanidad que deben ser reconocidos como tales por todos los líderes religiosos, políticos y sociales, y plasmarlos en las leyes nacionales e internacionales”, dijo el Papa.
La reunión fue organizada por la Academia de Ciencias Sociales de la Santa Sede, dirigida por el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.
En 2014, el Vaticano organizó un encuentro sobre este mismo tema con representantes de las principales religiones, y en 2015 repitió la cita con alcaldes de las principales ciudades del mundo.
El papa Francisco considera el trabajo forzado, la prostitución, el comercio de órganos, el tráfico de drogas como grandes plagas del siglo XXI.
“Es obligatorio generar un movimiento transversal y ondular una ‘buena onda’ que abrace la sociedad toda desde arriba para abajo y viceversa, desde la periferia al centro y al revés, desde los líderes hacia las comunidades, y desde los pueblos y la opinión pública hacia los más altos estratos dirigenciales”, dijo Francisco.
Los ingresos ilegales de las organizaciones criminales representan cerca del 10% del Producto Interior Bruto mundial, estima la Academia del Vaticano.
Se efectuarán diez recomendaciones a los Estados, entre ellas que movilicen sus recursos para que la justicia condene a los traficantes, que destinen a las víctimas los fondos requisados a los criminales y que se les proporcione asistencia médica y legal a los afectados.
“Pido a los jueces que realicen su vocación y misión esencial, la de establecer la justicia sin la cual no hay ni orden, ni desarrollo sostenible e integral, ni paz social”, afirmó Francisco.