El rescate de la memoria histórica de los mineros

Obra inspirada en la vida en las minas.

Pedagogía
Víctor Montoya
Investigador, periodista y escritor
En los nuevos tiempos de cambio, gracias a una política incluyente de todos los sectores sociales de un país pluricultural, es necesario reescribir los libros de textos en las asignaturas de historia, considerando que no sólo los blancos y mestizos fueron los héroes de la patria, sino también los indígenas y los trabajadores mineros, cuyas luchas sociales por conquistar mejores condiciones laborales y de vida les costó mucha sangre en los diversos enfrentamientos y masacres, una sangre con la que se deben de escribir las memorables páginas de la historia menospreciada por los vencedores.
Es imprescindible la elaboración de nuevos libros de texto en las asignaturas de Historia que, por resolución del Ministerio de Educación, deben aplicarse en el sistema escolar para enseñarles a los estudiantes, de un modo didáctico y coherente, que los mineros son los luchadores de una clase social que, además de haber constituido la columna vertebral de la economía nacional durante siglos, dio verdaderas lecciones de coraje y sacrificio, sin otro objetivo que el de forjar una sociedad más justa y soberana, donde todos vivan mejor y con mayor dignidad.
Los estudiantes, aparte de compenetrarse en la memoria histórica de los mineros, están obligados a conocer los tenebrosos socavones que fueron —y siguen siendo— “tragaderos de vidas humanas”. Y así no fuesen declarados patrimonios de la humanidad por su valor histórico, es necesario sentir de cerca la realidad dantesca de una mina para comprender que el cigarro, la coca y el alcohol no son elementos que los mineros consumen por vicio, sino para poder soportar las condiciones inhumanas de trabajo.
Los mineros, desde siempre y casi sin ninguna seguridad laboral, exponían sus vidas a los peligros y la muerte debido al ámbito insalubre de las galerías, la falta de herramientas, la proliferación de gases y los derrumbes capaces de aplastarlos y bloquear el acceso a los parajes; toda una odisea que los gigantes de las montañas podían superar a fuerza de voluntad y su fe puesta en el Tío, un ser mitológico de la cosmovisión andina en el que ellos depositan todas sus esperanzas, aun sabiendo que, después de diez años de trabajo, su salud estará irreparablemente dañada por el ingrato polvo de las paredes rocosas.
Asimismo, no es casual que las ‘palliris’ y ‘amas de casa’ estén presentes como protagonistas en la literatura minera. Se las encuentra en las crónicas de la Colonia, documentales, cine y televisión, en los cuentos de René Poppe y Víctor Montoya, en la novela En las tierras del Potosí, de Jaime Mendoza; Aluvión de fuego”, de Óscar Cerruto; Socavones de angustia, de Fernando Ramírez Velarde; Céspedes; entre otros. El sistema escolar es un canal idóneo para contribuir en la información y formación de los estudiantes que necesitan conocer la historia del movimiento obrero boliviano.