Bolivia celebra con corsos el domingo de carnaval

Carro alegórico en la entrada de Sucre.
Foto: APG

alberto yapuchura / Cambio
El carnaval 2016 continuó ayer en Bolivia con entradas en las ciudades de La Paz, Tarija, Sucre y otras regiones.
En todas, como se advirtió en los reportes de prensa, reinó el derroche de alegría y colorido. Pese a las prohibiciones, no faltaron los juegos con agua, aunque la variedad de marcas de espuma fue el común denominador.
Por ejemplo en Sucre, el Carnaval Grande y el Corso Infantil tomaron las calles y avenidas. El ritmo carnavalero de las bandas de música contratadas por instituciones, grupos de amigos y otros se apoderó de las calles,
“Sucre vive un carnaval abocado al antaño y a la identidad cultural”, afirmó el secretario municipal de Turismo y Cultura de esa ciudad, Pedro Salazar.
Recordó que la anterior semana se coronó a la reina Ascencia Amusquivar, e informó que en la 16 versión del Carnaval de Antaño, los ganadores fueron la comparsa Pichanitas, la carroza de los Ferroviarios, la estudiantina Destacados y la fraternidad Inolvidables.
Esta semana, la fiesta de las carnestolendas, que conlleva un largo feriado, en la capital del Estado Plurinacional de Bolivia continuará con las tradicionales fiestas en El Tejar y la Entrada Intercultural Autóctona de Surapata.
En la ciudad de Tarija, la capital de la sonrisa, también se celebra con intensidad. Luego de las fiestas de compadres (28 de enero) y comadres (4 de este mes) se desarrolló la entrada del Carnaval Chapaco. Como es tradición, las comparsas, con disfraces jocosos y formales, irrumpieron por las calles de la ciudad. “Vamos cantando y bailando, vamos alegrándonos, de glorias que son pasadas vamos recordándonos”, es una de las coplas populares que se volvió a escuchar.
La ciudad de La Paz tuvo lo suyo con la Farándula del Pepino, el personaje del carnaval.