Recomiendan el consumo de alimentos orgánicos

Foto: Archivo

EXISTEN PROYECTOS QUE BUSCAN REACTIVAR LA CONsCIENCIA ECOLÓGICA
Diego Ponce de León m.
Los altos índices de obesidad en las personas, entre otros factores, tienen una incidencia negativa en la salud de la población, por lo que expertos recomiendan, por separado, la ingesta de productos orgánicos por su pureza y alta calidad nutricional.
Hay una falta de consciencia en la sociedad sobre temas como el consumo alimenticio y el tratamiento de suelos para la producción, pero existen organismos que asesoran e incentivan la educación alimentaria y productiva de productos orgánicos y ecológicos amigables con el medioambiente.
Según Irma Arce, directora de la carrera de Nutrición de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), el consumo de alimentos orgánicos aporta mucho para ser saludable y no tener enfermedades.
“Hoy en día la población prefiere comer alimentos fritos, que son muy dañinos para el cuerpo humano”, dijo. Agregó que lo ideal es obtener los nutrientes, proteínas y minerales de alimentos sanos que logren satisfacer la pérdida de energía por las actividades que realizamos.
Sarah Medinaceli, responsable de la Unidad de Género Generacional de la Asociación de Organizaciones de Productores Ecológicos de Bolivia (Aopeb), explicó que las escuelas ecológicas se establecieron por la necesidad de formar recursos humanos que tengan el conocimiento de sistemas sostenibles de producción orgánica y ecológica.
“El año 2008 se empieza a implementar los programas de las escuelas ecológicas como un ciclo de promoción para formar promotores o facilitadores con la finalidad de difundir la producción orgánica para conservar los recursos naturales, el medioambiente y la biodiversidad”, indicó.
Los resultados son la asimilación de las nuevas técnicas de siembra y cuidado de suelos, así como el incremento de producción en parcelas que actualmente suman más de 3.800 hectáreas de cultivos agroecológicos en siete municipios que son los más importantes del país y están en Oruro, Tarija y La Paz, según Aopeb.
Hay una veintena de organizaciones que representan a 90 comunidades distribuidas entre los municipios Padcaya, Llallagua, San Pedro de Buena Vista, Caracollo, Caranavi, Batallas y Achocalla, en los que se consolida un incremento de la producción ecológica y se elevan a 1.476 las familias dedicadas a este tipo de producción.

Modo de formación
El sistema de enseñanza que se utiliza es de campesino a campesino, “que es una metodología constructivista, por lo que tiene distintas características para complementar las herramientas y conocimientos de estos sectores como los aspectos técnicos que aporta Aopeb”, sostuvo Medinaceli.
Uno de los primeros pasos para impartir la enseñanza consiste en la concientización y reflexión de los productores que se oriente a desarrollar una agricultura más limpia y sostenible en el tiempo.
Esto, según Aopeb, llevará a un diagnóstico participativo y de evaluación de la realidad de los productores con la finalidad de redescubrir nuevas alternativas y metodologías de cultivo en las comunidades rurales.
Otro de los objetivos es el control de la migración rural hacia las ciudades con el objetivo de mantener una población joven y laboralmente activa dentro de las comunidades a través de la concientización de “ser agricultor”, además de plantear y generar fuentes laborales en la agricultura de cultivos orgánicos.
Las escuelas desarrollan módulos enfocados al liderazgo y economía solidaria que permitan a los cursantes reconocer en la agricultura una fuente de sustento rentable. “Parte de un sistema modular, generalmente de cinco módulos, cada uno dura cuatro días y se dan cada mes. Son distintos y van acorde con las necesidades de los participantes”, aclaró Medinaceli.
Aopeb tiene un financiamiento externo, principalmente del Gobierno canadiense, que destina una parte de sus recursos a la capacitación de los participantes de los cursos en cada gestión.
El costo de un año de gestión (por participante) es de alrededor de 600 a 700 dólares y Aopeb financia esos costos para 25 personas por generación.
Las personas seleccionadas deben pertenecer a una de las 62 organizaciones afiliadas a Aopeb y se comprometen a promover la producción ecológica y replicar lo aprendido entre sus respectivas agrupaciones.

DATOS
Aopeb incrementó la superficie de cultivo orgánico en 3.800 hectáreas plantando al menos 40 productos de manera ecológica.

40 o más productos son cultivados de forma ecológica en siete municipios, que son los más importantes.
1.476 familas se dedican estrictamente a la producción orgánica y ecológica en siete municipios de Bolivia.
62 organizaciones están afiliadas a Aopeb, que promueve cursos de formación para incrementar el cultivo de alimentos ecológicos.

cultivo diverso en parcelas
De acuerdo con los datos de Aopeb, hay varios productos que ahora se tratan ecológicamente, como habas, trigo, papa, zanahoria, café, maní, lechuga, oca, plátano, mandarina, entre otros, y se trata de implementar parcelas multicultivo para el cuidado de la tierra.

la capacitación, un factor clave
Demetrio Pérez, profesor de escuelas ecológicas, desarrolla actividades de investigación, como el control de plagas y enfermedades del café, propagación de plantines en los viveros, entre otras. Explicó que realiza talleres de capacitación modular, donde se ven aspectos económicos, productivos, de liderazgo e incorporación generacional para los jóvenes a través de la teoría y práctica. Las problemáticas identificadas de las organizaciones y cooperativas son la falta de insumos propios para el trabajo, la erosión de suelos y los elevados costos. Manifestó que los resultados son buenos porque se reorganizó la producción en distintas comunidades. “Hay mucha demanda extranjera, especialmente en el mercado europeo. Reactivar los cafetales y un buen manejo genético son cualidades que recomiendan los clientes para tener buena salud y cumplir con esas exigencias”, apuntó.

testimonios
Nilo Peralta, productor de café de 30 años de edad que trabaja en la organización Montaña Verde, en una zona cafetalera de Caranavi, La Paz, relató que los módulos y talleres lo llevaron a implementar una producción diversificada para mejorar los cultivos orgánicos, tratar los suelos de una manera más saludable y lograr mejores resultados.
Felicidad Catacora, productora cafetalera de 32 años, de la cooperativa El Progreso, dijo que aplica sus conocimientos en una cooperativa en su comunidad, que el trabajo ha sido díficil, pero que ahora otros miembros de su grupo están interesados en la producción y quieren aprender de ella por los resultados obtenidos en sus parcelas.
Existen alrededor de 1.476 familias que se dedican al cultivo ecológico en siete municipios de Bolivia.