Más de 120 mil antenas de tv fueron vendidas para el satélite tupac katari

Una de las miles de antenas comercializadas para captar la señal de televisión a través del satélite.

Iván Zambrana Cruz Director general ejecutivo de la agencia boliviana espacial (ABE)
El satélite boliviano Tupac Katari, construido por la empresa china Great Wall Industry Corporation, fue lanzado desde la base china de Xichang el 20 de diciembre de 2013. En abril de 2014 entró en operación efectiva después de un período de pruebas técnicas. El proyecto demandó $us 302 millones de inversión.
Cambio (C.): ¿Cómo evalúa estos primeros dos años de operación del satélite Tupac Katari?
Iván zambrana (I.Z.): Han sido dos años geniales, las cosas han salido a pedir de boca, el sueño se hizo realidad sin ningún problema tal como lo habíamos planeado, se están cumpliendo las previsiones de ocupación, de recaudación y de servicios para la población.
C.: ¿Cómo es visto el proyecto espacial boliviano fuera del país?
I.Z.: Es un proyecto sobresaliente en la industria espacial de todo el mundo, somos una historia de éxito que sirve de referencia a los chinos para seguir vendiendo satélites en Latinoamérica a otros países que en determinado momento han pensado en tener un satélite y desestimaron su proyecto. Ahora, al ver el éxito del satélite boliviano lo están volviendo a considerar, esto en los sectores especializados, informados, en los que conocen el tema. En tanto, hay sectores que nunca se van a convencer, que siempre le van a encontrar falencias al proyecto, dirán que no sirve para nada, que es mucho dinero habiendo otras necesidades, que son los principales argumentos de la oposición que se caen solos.
C.: ¿Las recaudaciones previstas van por buen camino?
I.Z: La evolución de nuestras recaudaciones está demostrando que las previsiones estaban bien fundadas y que vamos a cubrir todos los costos del proyecto en los próximos 15 años de operación. En el segundo año estamos con un nivel de recaudación superior a los Bs 200 millones, con el primer trimestre de este año estamos con más de Bs 230 millones, es una recaudación que recién está pasando la mitad de la capacidad productiva del satélite de modo que vamos a llegar tranquilamente a los $us 35 millones o $us 40 millones cada año, lo que quiere decir que con creces cubrirá todos los costos del proyecto como la inversión, el costo del financiamiento, de operación, y vamos a tener una pequeña utilidad al final de los 15 años. Si bien esto es parte del éxito no es lo más importante porque no hemos comprado el satélite para ganar unos dólares, lo hicimos para darle servicio de telecomunicaciones a una gran parte de nuestra población que estaba marginada de esos servicios y para incorporarlos a la vida económica, a la vida productiva del país y también a la vida política y social.
C.: Estas recaudaciones son el reflejo de que el satélite se está usando ¿en qué sectores?
I.Z.: Por mandato de nuestro Presidente (Evo Morales) todas las empresas públicas tenemos que ser rentables para garantizar nuestra sostenibilidad en el tiempo. Todo el mundo que usa el satélite paga y para esto hay que alquilar un pedacito del equipo (...) tenemos muchos canales de televisión que lo usan, pero también hay empresas que lo usan para otros fines: el satélite brinda conexiones en cualquier metro cuadrado de nuestro país, por ejemplo, telefónicas como Entel usan la conexión a través del Tupac Katari para proveer servicios de telefonía móvil e internet en sitios remotos. Tenemos otras empresas que usan el satélite para conectar sus oficinas, sus redes corporativas (...) entidades como bancos, la Aduana Nacional, lo usan y pagan un alquiler por el servicio, y también hay firmas petroleras que tienen campamentos en medio de la selva donde la única manera de tener internet o teléfono es a través del satélite, y finalmente hay sistemas muy modernos como infraestructuras grandes, por ejemplo, nuestros ductos de hidrocarburos que cada determinada distancia tienen instrumentos que hacen lecturas de volumen, temperatura, presión y otros, que llegan en tiempo real a centros de control (...) y que también usan el satélite. En resumen, los usuarios son varios que están pagando. De forma directa, la gente que firmó contrato con la ABE no debe pasar de 25, pero no olvidemos que algunos de estos clientes son empresas que venden servicios a otros, tenemos a Entel, a VIVA (por ejemplo), que a su vez tienen miles de clientes, de tal modo que no es exagerado decir que tenemos miles de clientes que cada día usan el satélite que directa e indirectamente contribuyen a la facturación que hemos alcanzado.
C.: ¿Cómo se traduce el impacto o los efectos del uso del satélite en el país?
I.Z.: El satélite cambiará a Bolivia para bien (por ejemplo) en lo referido al área tecnológica el manejar un satélite es una actividad de alta tecnología que en Sudamérica solo se realiza en Venezuela, Brasil y Argentina, me refiero al satélite de telecomunicaciones, además de Bolivia, lo que nos pone en un nivel internacionalmente expectable en el área de la tecnología espacial y es algo que hemos logrado en muy pocos años, tomando en cuenta que la Agencia Boliviana Espacial ha sido creada en 2010 y en seis años ya somos un sujeto que recibe consideración y respeto de la industria espacial a nivel internacional.
C.: ¿La implementación de un satélite cómo puede cambiar la vida de una persona, de una familia?
I.Z.: Para tener una idea de cómo puede cambiar la vida un satélite, yo le invito a pensar a usted ¿qué pasaría si mañana perdiera su teléfono celular, su televisor, su radio, además de la computadora? ¿Cómo se sentiría?, creo que sentiría que ha vuelto a la edad media. Precisamente, en nuestro país casi un tercio de la población vivía en esas condiciones antes del satélite, no quiero decir que ahora esa cantidad ya está del otro lado y que tiene todo, no es la realidad, pero progresivamente ese tercio de bolivianos empieza a adquirir estas herramientas que sirven para todo; para distraerse, educarse, producir, comunicarse, y sirven para mejorar las actividades cotidianas como el trabajo. El efecto del satélite se verá inclusive en el desarrollo de la economía de nuestras áreas rurales (...) es un fenómeno que ya empezó y no podrá parar.
C.: ¿Cuántas personas trabajan en el funcionamiento del proyecto?
I.Z.: Somos casi 75, pero proyectamos llegar a 80 porque a medida que crece el volumen del negocio hay áreas que necesitan refuerzo como la parte comercial, la atención al cliente, administrativa, tributaria. Seremos 80 empleados de los que cerca del 60% es técnico especializado y el resto es personal de apoyo, administrativo y ejecutivo.
C.: ¿Cómo funciona el modelo de trabajo en la ABE? ¿se abrirán sucursales en otras ciudades?
I.Z.: Tenemos un modelo de negocio donde vamos a usar distribuidores privados, no vamos abrir oficinas propias. El satélite genera una ocupación indirecta que es mucho mayor que la cantidad de funcionarios que tiene la ABE. Por ejemplo, hay comerciantes que han importado kits satelitales para recibir (señal de) televisión del Tupac Katari, antenas parabólicas que solo son de recepción de televisión, no se puede transmitir nada, y estas antenas, según una estadística que hicimos, ya se habrían vendido más de 120 mil en todo el país, estas han tenido que ser instaladas, hay mucha gente que está trabajando con algo relacionado con el satélite (Tupac Katari) y le está yendo muy bien porque es un mercado dinámico, la gente acogió de muy buena manera la posibilidad de ver televisión en vivo desde las principales capitales del país en lugares donde solo podían ver (películas en) DVD.
C.: ¿Cuántos telecentros permitió instalar el Tupac Katari?
I.Z.: Los telecentros están muy bien instalados, están funcionando en todo el país, son 2.500 y estos tampoco se han instalado solos, hubieron manos bolivianas, familias, que han trabajado para estos telecentros y para hacer el mantenimiento que se requiere cada seis meses se generaron otros empleos. La conectividad del satélite boliviano ha permitido a muchos bancos a abrir oficinas donde antes no podían, porque un banco sin sistema no funciona, y a través del satélite se puede llevar este servicio. Entonces, esto es un empleo indirecto generado por el satélite y lo mismo ocurre en el sector de la industria, en la administración pública, de la Aduana, que ha abierto oficinas modernas en prácticamente todas las fronteras, donde está trabajando gente que quizá de otro modo no estaría allá.
C.: ¿Cuál es la posición del satélite boliviano y a qué distancia está?
I.Z.: Está casi sobre las islas Galápagos, cerca de nuestro país (...) está a 36 mil kilómetros, son casi tres veces el diámetro de la tierra tomando en cuenta que éste tiene unos 12 mil kilómetros. No es visible como otros que están a poca distancia.

Profesionales bolivianos asumen el control total
Profesionales bolivianos asumieron desde abril el control del 100% de las operaciones del satélite Tupac Katari, luego de que técnicos chinos concluyeron el mes pasado los dos años de seguimiento al manejo del equipo, según el contrato.
Según la ABE, los fabricantes del satélite boliviano felicitaron al país por el éxito alcanzado en la funcionalidad del equipo en tan solo dos años.
El satélite boliviano Tupac Katari fue construido por la empresa china Great Wall Industry Corporation.
“Es un hecho concreto, hemos asimilado la tecnología y (ahora) nos movemos con autonomía en la operación de nuestro satélite”, destacó el director general de ABE, Iván Zambrana.