el satélite tupac katari no solo presta servicios, también dinamiza la economía

en dos años de operaciones
Willy franz acarapi sullca
Para muchos es deconocido el impacto que viene generando la implementación del satélite boliviano Tupac Katari en sus recientes dos años de operación llámese comercial o de servicios.
Cuando uno piensa en el satélite, de repente surgen las preguntas ¿Qué hace? ¿Dónde está? ¿Cómo me beneficia? ¿Qué gano con esa tecnología? Sin embargo, las respuestas pueden ser muchas, deste técnicos, políticos, hasta mal intencionados, pero la realidad, desde un punto de vista simple y lógico, es apreciable en el cotidiano vivir de las personas, familias, de las industrias, empresas de diversos sectores y otros, cuando vemos el uso de productos que se convirtieron en una necesidad innegable en la actualidad; como los modernos teléfonos inteligentes, los tablets, la televisión y el internet que utilizan las señales satelitales.
A esto, que para muchos es bastante conocido, se debe agregar el otro importante efecto de la implementación del satélite y que está muy ligado a la actividad económica, porque, como bien dijo la Agencia Boliviana Espacial (ABE), la instalación de telecentros demanda mano de obra, de personal dedicado a su mantenimiento y otros. Asimismo, la importación y comercialización de antenas parabólicas también se constituye en un dinamizador de la economía, que además requerirá de personal técnico para la conexión de los equipos.
El uso del satélite no solo genera empleos indirectos, sino también ayuda a ampliar otros servicios como el financiero porque la banca puede abrir sucursales en las zonas rurales alejadas gracias a que la señal satelital que cubre cada metro cuadrado del territorio nacional.