Resaltan características del Gran Poder en pro de reconOcimiento mundial

Fotos: APG
Una tropa de morenada hace su paso frente a la Basílica Menor de San Francisco.

Se recolectó material para la elaboración del expediente
Giannina Machicado
Los colores de la tricolor nacional, la imagen del Señor Jesús del Gran Poder, el aguayo, la wiphala y la iconografía tiwanakota fueron los elementos que primaron en la vestimenta de los más de 40.000 bailarines que el pasado sábado 21 tomaron las calles paceñas.
Casi una semana después de la realización de la entrada del Gran Poder, los organizadores, autoridades e impulsores de la fiesta dieron su punto de vista acerca de por qué la festividad más importante de La Paz merece ser incluida en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por sus siglas en inglés).
La evaluación de la entrada, de la que ya se prepara el expediente para la candidatura, es positiva, de acuerdo con Justo Soria, presidente de la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder (ACFGP).
El folklorista resaltó que tanto personalidades de los gobiernos central, departamental como municipal se unieran para un mismo propósito. “Es algo que no se ve muy a menudo. Autoridades de distintos colores políticos estuvieron aunados en esta entrada del Gran Poder”, dijo.
La manifestación folklórico-religiosa salió “todo tal cual lo habíamos planificado, por lo tanto nos sentimos satisfechos”, apuntó Soria, quien dio a conocer que el anuncio de las fraternidades ganadoras se hará a mediados de junio.
Consultado sobre la reciente manifestación de parte de la Asociación de Conjuntos del Folklore de Oruro (ACFO), respecto de que el Gran Poder “no debería postularse a la Unesco, porque incluye varias danzas del Carnaval de Oruro”, Soria aseguró que “para mí no es nada nuevo que nuestro hermano Jacinto Quispaya se oponga, eso no es de ahora, siempre se ha opuesto. No solo él, todo Oruro. Pero me parece un poco mezquino, creo que entre hermanos bolivianos no debería haber esto, ya que con esto lo único que hacemos es engrandecer a nuestra querida Bolivia”, dijo.
Así también recalcó que en el Gran Poder se lucen una diversidad de danzas, “propias paceñas, que nunca lo decimos. Queremos que de acá se exporten al mundo todas las danzas, pero que lleven el sello de Bolivia”.
Soria finalizará su gestión con la organización del Congreso Extraordinario del Gran Poder, que se llevará a cabo en septiembre de este año. El objetivo del encuentro será renovar las normas de la ACFGP, “ya que están muy obsoletas”, por lo que se buscará adecuarlas a la Constitución Política del Estado (CPE).
“Todo es cultura pura. El traje, los bordados, los pasos, la música, las canciones, la coreografía, la representación de cada danza.
Todo es una articulación de cultura tradicional con cultura viva, renovada permanentemente con arte, porque todo lo que se ve es hecho a mano y eso se mejora y se enriquece día a día. Por lo tanto, la fiesta del Gran Poder es desborde de cultura, de arte vivo cada año”, expresó el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera sobre la justificación para que el Gran Poder pueda lograr ser reconocido a nivel mundial.
Asimismo, el ministro de Culturas, Marko Machicao, opinó que “para nuestros amigos orureños y también para los paceños, hay que entender que las dos festividades más grandes de Bolivia son, sin lugar a dudas, similares en danzas, similares en folklore, pero con paradigmas y con conjeturas muy distintas. La ritualidad que embarga al Carnaval de Oruro, no es la misma que embarga al Gran Poder y eso es parte de la diferencia y la diversidad que Bolivia tiene”.
La afirmación se dio en respuesta a las voces de los organizadores del Carnaval de Oruro, que no apoyan la postulación paceña.
La autoridad de Culturas manifestó que “un patrimonio no solapa al otro, un patrimonio no esconde la diversidad que tenemos los bolivianos. Así que creo que el pueblo orureño tiene que estar tranquilo. La obra maestra del Carnaval de Oruro va a seguir siéndolo y el Gran Poder ojalá también pueda ser un patrimonio vivo de la historia y de la lucha de nuestros pueblos”.
Hasta fin de año, el expediente del Gran Poder deberá estar listo para presentar la candidatura en 2017. Ese será un paso decisivo en pos de sumar un nuevo título de reconocimiento al folklore boliviano.