Tersa advierte que 2 piscinas de lixiviados de Alpacoma corren serio riesgo de colapsar

Dos estanques del relleno sanitario de Alpacoma corren serio riesgo de colapsar.
Foto: APG

 

ABI, CAMBIO

La empresa Tratamiento Especializado de Residuos Sólidos y Servicios Ambientales (Tersa S. A.) advirtió a la Alcaldía que “existe serio riesgo” de colapso en dos piscinas de lixiviados del relleno sanitario de Alpacoma. 

“Hemos tomado conocimiento por los trabajadores que existe un serio riesgo de que los estanques denominados EG-5 y EG-7 del relleno sanitario de Alpacoma, pudieran colapsar en los próximos días”, señala la misiva enviada por el representante legal de Tersa, José Luis Mariscal Banegas, al jefe de unidad de Supervisión de Aseo Urbano y Disposición Final de Residuos, Carlos Calderón Mercado, dependiente del Sistema de Regulación Municipal (Siremu).

La misiva lleva el CITE: Tersa/GG/512/2019 y está fechada el 11 de septiembre de 2019.

El 30 de julio, dos piscinas de lixiviados de este botadero fueron afectadas por el desmoronamiento del pie de talud donde estaban sostenidas, y derramaron unos 4.800 litros de lixiviados, los cuales llegaron hasta el río Alpacoma, según el Instituto de Investigaciones Químicas de la Universidad Mayor de San Andrés.

En la carta, Tersa deslinda responsabilidades del posible nuevo derramamiento de lixiviados en ese botadero.

“Ante esta preocupante situación, la empresa a la que represento deja constancia que desde el días 3 de septiembre del año en curso, el relleno está siendo operado por personal municipal, quienes deberán asumir la responsabilidad ante cualquier eventualidad”, indica Banegas.

El 3 de septiembre, el alcalde Luis Revilla anunció la rescisión unilateral del contrato con Tersa sobre la administración del relleno de Alpacoma, y desde entonces asumió la administración  y control de las operaciones en el relleno sanitario transitorio de Sak’a Churu, además del proceso de cierre de Alpacoma.

Ante esta situación, Tersa decidió enjuiciar al alcalde Revilla por incumplimiento de deberes, allanamiento y atentado contra la actividad de trabajo pues consideran que cumplieron a cabalidad el convenio contractual.

Frente a la misiva de Tersa, del 11 de septiembre, Revilla no desmintió ni confirmó la alerta; sin embargo, calificó de “cínica” a Tersa. Y aseguró que después del deslizamiento del 15 de enero, “la empresa no ha rehabilitado la planta de tratamiento de lixiviados en más de siete meses y ahora pretenden echarle la culpa a la Alcaldía”.

En una misiva anterior, fechada el 6 de noviembre de 2018, Tersa S.A. hace conocer que la Alcaldía de La Paz le remitió el Manifiesto Ambiental del Relleno Sanitario Nuevo Jardín de Alpacoma el 7 de septiembre de 2017, es decir cuando ese botadero ya estaba operando por 13 años.

El 15 de enero, una macrocelda de Alpacoma se deslizó y causó el derrame de 200.000 toneladas de basura en descomposición, además de 10.000 metros cúbicos de líquidos tóxicos. Este incidente, provocó un bloqueo de los pobladores de Achocalla que exigieron el cierre definitivo de ese vertedero.