Bolivia gestiona control minero en la amazonia con Brasil y Perú

Tres mineros del subsuelo trabajan en la explotación de minerales.

Para evitar la explotación ilegal de minerales
Willy chipana
La Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera (AJAM) prevé que en julio se sostendrá una reunión con autoridades brasileñas y peruanas para encarar de forma conjunta una lucha contra la explotación ilegal de oro en la región amazónica.
El director ejecutivo de la AJAM, Carlos Soruco, explicó que el Gobierno del Brasil pidió aplazar el encuentro hasta julio por los problemas internos que atraviesa y demandó que sus pares peruanos también participen en la reunión. El regulador manifestó que se busca encarar una lucha conjunta para controlar la explotación minera, así como el uso del mercurio.
Soruco indicó que “se ha identificado” en el cerro San Francisco, en el Beni, la existencia de una explotación aurífera ilegal por parte de brasileños. Recordó que en una ocasión se coordinaron acciones de control en el río Madre de Dios con autoridades peruanas. Las declaraciones de Soruco fueron realizadas a tiempo de señalar que desde 2014 hasta el momento se revirtieron 443 concesiones mineras porque se confirmó que no se realizaron operaciones de explotación.
“En 2014 se han emitido 191 resoluciones, de las cuales 187 (…) han concluido (con) todo el proceso de reversión; en 2015 se han emitido 210 reversiones, de las cuales firmes y estables son 171, y en la presente gestión hasta la fecha se han emitido 127 resoluciones con 85 reversiones firmes y estables, haciendo un total (…) de 528 resoluciones de reversión, de las cuales 443 (…) han concluido toda la fase administrativa de reversión”, expresó.
La mayor parte de las reversiones se registraron en el occidente del país, tomando en cuenta que concentra la mayor parte de concesiones mineras, puntualizó el Director Ejecutivo de la AJAM. El asesor jurídico de esa entidad, Jaime Cuéllar, sostuvo que durante el primer cuatrimestre de este año se realizaron cinco megaoperativos en áreas donde se realizaba la explotación ilegal de minerales.

5,1 millones de bolivianos se decomisaron en bienes a la minería ilegal.