Venezuela insta a condenar bloqueo criminal de EEUU

Miles de jóvenes venezolanos se movilizaron por las calles de Caracas.
Foto: AVN

 

Agencias / Cambio - Edición impresa
El ministro de Relaciones de Venezuela, Jorge Arreaza, intervino ayer ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), donde instó a condenar el bloqueo criminal impuesto por Estados Unidos a su país.

“No debería haber un miembro de las Naciones Unidas (ONU) que imponga medidas coercitivas contra un pueblo y tampoco miembros del Consejo de Derechos Humanos que no lo condenen”, aseveró el diplomático ante el pleno de este organismo internacional, según destaca TeleSUR. 

Arreaza mencionó nuevamente los efectos del bloqueo financiero, económico y comercial que la administración de Donald Trump hizo efectivo contra Venezuela. Destacó que son las poblaciones más vulnerables de este país las que sufren por la falta de acceso a alimentos y medicinas. 

“No hay excepción para que Venezuela pueda comprar medicinas o alimentos”, desmintió el canciller, quien aseguró que los mismos Estados que apoyan el bloqueo luego salen pidiendo “ayuda humanitaria” para su nación.

Marcha
Jóvenes venezolanos se reunieron en la plaza Venezuela para marchar en la capital Caracas en celebración por los 11 años de creación de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV) y en defensa de la soberanía nacional.

“Hoy salimos a decirle al mundo que en Venezuela queremos ser soberanos y hacer República”, recalcó Nicolás Maduro Guerra, dirigente de formación de JPSUV.

Las circunstancias dan un nuevo sentido a esta movilización juvenil, en tanto que la Organización de Estados Americanos (OEA) acaba de aprobar la aplicación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para Venezuela, un plan de injerencia y con todas las aristas dirigidas a emprender una intervención militar contra el país bolivariano.

A través de un comunicado de la Cancillería, el Ejecutivo bolivariano rechazó la postura de los 12 países plegados a los intereses del Gobierno de Estados Unidos, para recurrir a la activación del TIAR, acuerdo al cual Venezuela no pertenece desde 2012.

Resolución
Luego de que la OEA aprobara reactivar el tratado de Asistencia Recíproca entre los países americanos, el constituyente venezolano Julio Chávez alertó a Sputnik que Venezuela podría sufrir un ataque que sirva como “disparador” para una eventual intervención.

La resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) de activar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) es “la ratificación de la conducta entreguista de la dirigencia opositora venezolana”, dijo el constituyente.

El parlamentario apuntó que el TIAR, firmado en 1947 para comprometer a los países de América a asistirse recíprocamente en caso de amenazas extrarregionales, “es un mecanismo que se inscribe perfectamente en la doctrina Monroe, establecida fundamentalmente para garantizar la hegemonía militar de Estados Unidos en América Latina y el Caribe”.

Cuestionó la legitimidad del TIAR, recordando que las veces en que se aplicó tuvo como objetivo solapado “convalidar invasiones, agresiones, masacres”.

 

Comité de Solidaridad rechaza investigación

El secretario general del Comité de Solidaridad Internacional de Venezuela (COSI), Gabriel Aguirre, señaló que crear una comisión de investigación sobre esta nación lejos de ayudar va a obstaculizar el trabajo, destaca Prensa Latina. 

En la cuenta oficial de esa organización en la red social Twitter se señala ayer que durante la 42 Sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), los representantes de movimientos de solidaridad y el Consejo Mundial de la Paz establecieron un diálogo interactivo sobre el tema. 

“Si las autoridades nacionales y el sistema de justicia, desde la visita de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, tuvieron la voluntad de atender cada uno de los casos con respuestas concretas, esta investigación lejos de ayudar va a obstaculizar el trabajo”, aseveró Aguirre.