Concejal detecta 8 anomalías en la compra de Sak’a Churu

Una vista del nuevo relleno sanitario.
Foto: Archivo

 

Cambio - Edición impresa
El concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS) Jorge Silva denunció que existen al menos ocho irregularidades en el proceso de compra de los terrenos de Sak’a Churu, en el exfundo Alpacoma, de acuerdo con la documentación que remitió el Ejecutivo municipal al Concejo, instancia que debe aprobar esa adquisición. 

“La documentación que enviaron tiene varias irregularidades. Creo que por responsabilidad, ningún concejal podría aprobar esta compra en función a la carpeta que enviaron, pues de lo contrario nos estamos exponiendo a un nuevo caso, como el de la Curva de Holguín”, señaló Silva.

Sak’a Churu inició operaciones el 21 de agosto, luego del cierre técnico del relleno de Alpacoma, pero lo hizo sin contar con licencia ambiental, razón por la cual la Gobernación paceña anunció sanciones para la comuna paceña.

La carpeta con la documentación de Sak’a Churu no cuenta con el proyecto a diseño final del relleno sanitario transitorio y tampoco con la escritura pública que acredite que quienes vendieron el terreno tenían la propiedad legal del mismo, según el concejal Silva.

Los papeles presentados por el Ejecutivo edil tampoco incluyen los formularios de pago de impuestos al Gobierno Municipal de Achocalla ni el plano de ubicación del predio, que contenga la certificación municipal.

“Así tampoco incluyen el informe económico”, precisó el concejal, quien añadió que este reporte es necesario para justificar la importancia de cualquier adquisición por parte de la comuna.

El legislador del MAS también cuestionó que el folio real presentado por el Ejecutivo fue emitido el 29 de marzo de 2019, y dijo que además “no describe en la titularidad el asiento al que corresponde la propiedad”.

Silva recordó que 16 comunarios denunciaron que esa adquisición fue irregular, puesto que se habría utilizado un folio real que no corresponde al terreno, sino a otro ubicado en Pucarani.

“Existen más de 30 comunarios que son los propietarios, de los que 16 están denunciando el despojo de su propiedad, mientras que el resto supuestamente habría vendido los predios al alcalde Luis Revilla. Lo que amerita es hacer una confrontación de documentos”, apuntó el edil. 

Ante estas denuncias, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, manifestó con anterioridad: “Hemos revisado la documentación y no tiene problemas legales”.

Silva sostuvo que si bien la carpeta cuenta con su respectivo informe técnico, este plantea que la compra se realice en el marco del artículo 33 de la Ley 1178, situación que no haría viable los controles posteriores de la Contraloría General del Estado (CGE).

Además, observó que la comuna no haya solicitado boletas de garantía a los presuntos vendedores, como establece la norma, para evitar engaños al Estado.