Muere secuestrador de autobús en Río

 

TELESUR/ Cambio - Edición impresa
Después de más de tres horas de asedio, las fuerzas de seguridad mataron a un hombre armado que secuestró un autobús y mantuvo a 31 personas como rehenes.

Esto ocurrió en el puente que une Río de Janeiro con la vecina ciudad de Niterói, en el sureste de Brasil, informó ayer la Policía local.

“Fue necesario disparar” contra el hombre, declaró a la televisión Globo el coronel Mauro Fliess, mientras las autoridades corroboraron que ningún rehén fue herido en la operación.

Agentes de la Policía Militar y de la Patrulla Federal de Carreteras (PRF) rodearon el vehículo en el carril de Río, alrededor de las 06.30 (09.30 GMT).

En una entrevista con Good Morning Rio, el portavoz de la Policía Militar, el coronel Fliess, informó que el secuestrador llevaba una pistola de juguete. 

Aproximadamente a las 09.00, el secuestrador se bajó del autobús apuntando con un arma a la cabeza de un rehén, se escucharon disparos y el hombre cayó en las escaleras del autobús.

Al menos seis de las personas inicialmente retenidas fueron liberadas tras el inicio de la toma de rehenes, hacia las 05.30 locales (08.30 GMT), indicó la Policía.

Un individuo enmascarado, armado y con gasolina amenazó con incendiar el vehículo desde su interior.

El corresponsal de Telesur en Brasil, Andre Vieira, informó que se escucharon disparos en el puente Río-Niterói y en ese momento “se esperaba la confirmación de la Policía Militar”.