La resistencia del cartón que aporta a la vida

Fotos: Gonzalo Jallasi/ Enkarte.

Melina Valencia Achá
“La unión hace la fuerza” es el principio de vida que impulsó a Jorge Burgoa Arnez, conocido como Koko, a crear la organización comunitaria Enkarte, que promueve la consciencia ecológica y social.
Hace cuatro años que él y su familia se dedican a generar trabajo alternativo para personas con discapacidad, de escasos recursos económicos y emprendedores que tienen el deseo de salir adelante con el aprovechamiento del cartón reciclado.
“Mi materia prima es el cartón que ya ha sido utilizado, es prácticamente de la basura, pero también estamos probando otros materiales, como las botellas pet, el aluminio, vidrio y ropa usada, para hacer juguetes”, explica Burgoa a la Revista 7Días.
El año pasado recorrió varios departamentos del país para hacer conocer su técnica y los muebles ecológicos de alta resistencia que fabrica.
Koko asegura que su emprendimiento fue un esfuerzo independiente que desarrolló hasta que vio la resistencia de los muebles, ni siquiera fue necesario acudir a la guía de las páginas web porque el principio social de ingeniería de construcción siempre fue la ‘unión hace la fuerza’.
Por ejemplo, dentro de cada escritorio o estante hay pedacitos de cartón enlazados unos con otros, entonces cuando uno hace presión el peso se distribuye en la superficie de la estructura “porque todo está encadenado”.
Para ello se usa todo tipo de cartones, que al principio Koko recolectaba de la basura. Los que están en mejor estado y presentables son seleccionados para las láminas de la capa externa de los enseres, y los más deteriorados para el relleno de la parte interna. “Nunca hemos comprado cartón nuevo”, añade.
Los muebles, de alta resistencia y diseño minimalista porque ocupan poco espacio, son multifuncionales debido a que cumplen tres funciones, de un lado son estantes, de otro mesas o se convierten en pupitres, son modulables porque tienen un tamaño estándar y pueden compactarse, ya que se adaptan a los hogares, que cada vez son más reducidos.
Todo el trabajo es totalmente artesanal porque no se requiere maquinaria, solamente estiletes, reglas metálicas, pegamento de carpintero y sobre todo muchas ganas y paciencia, dice Koko.
Las personas en riesgo social son capacitadas a través del programa de reinserción social de Don Bosco en Santa Cruz. Por ejemplo, niños en situación de calle aprendieron a fabricar escritorios de cartón que pesan 8,5 kilogramos y resisten una tonelada.
Enkarte también tiene proyectos de minicasas ecológicas, como un prototipo que pesa 100 kilos y soporta dos toneladas de peso.
“Enkarte genera cadenas alternativas productivas a través de la concientización ecológica y social con talleres y la elaboración de muebles y accesorios de alta resistencia. Es un sueño que se hace realidad, estamos actualmente con sede en Cochabamba”, informa Koko.
Uno de sus retos principales y el que se propuso desde el principio era compartir su arte con la gente que luego pueda generar una fuente alternativa de ingresos económicos.
“Actualmente, mi persona no tiene financiamiento de ningún tipo, es un emprendimiento totalmente social, se autoabastece a través de pedidos en línea (a través de Facebook), eso es lo que solventa estas actividades”, asegura.
Si bien ahora dirige la organización Enkarte, es su familia el pilar fundamental para continuar día a día. “Me ayudan mis papás, hijos, hermanas, sobrinos”, añade.
La organización es una comunidad abierta que se adapta a las necesidades e inquietudes de las personas que llegan a la casa taller, un ejemplo de ello es la capacitación que se brinda a los ciegos en Cochabamba, además del apoyo para las actividades deportivas, todos los sábados. Koko es el entrenador de la Asociación Departamental de Deportes para Ciegos de Cochabamba (ADDCC).
“No tengo palabras para describir la emoción de ver manejar la bicicleta a Andrés, deportista invidente, guiado por mi voz. Lo intenté vendado y lo único que logré es saborear estrepitosamente el concreto”, relata Koko a través de la cuenta de Facebook después de una práctica en la sede de la ADDCC.
Asimismo, se encargan de ayudar en el tratamiento de rehabilitación a personas con dificultades físicas.
Es así que Enkarte nace de la necesidad de hacer algo por el medioambiente y la sociedad. Han capacitado a más de 300 personas en distintas ciudades del Estado Plurinacional de Bolivia, reutilizando más de 35 toneladas de cartón seleccionado de la basura.

TRAYECTORIA
Logró el primer lugar en educación de la Categoría Empresarial en el concurso Innova Bolivia 6.0, un reconocimiento al esfuerzo, a la perseverancia y sobre todo a la voluntad y trabajo de toda la familia Enkarte. Esta premiación los llevará a participar en Innovadores de América con el acompañamiento y asesoramiento de Innova Bolivia.
El viernes 1 de abril desarrollaron un taller solidario, apoyados por Artesanías Nito, para niñas y niños en situación de riesgo, en la estación Taypi Uta de Mi Teleférico, empresa estatal de transporte de la ciudad de La Paz que recibió un reconocimiento internacional por ser el más innovador de la región.