Gran Acuífero Maya, la mayor investigación subacuática en México

Fotos: Paul Nicklen/ Blogspot
1. Yucatán, la fortaleza de sitios arqueológicos en México.

*Agencias/Revista 7Días
Bajo la península de Yucatán, en el sureste de México, hay un extenso sistema de cuevas, cavidades y ríos subterráneos que abastecen de agua dulce a millones de personas. Es una red de la que poco se conoce.
Hasta ahora las investigaciones se han realizado en algunos cenotes, nombre con el que los antiguos mayas llamaron a los depósitos de agua.
Pero ahora un grupo de especialistas inició una exploración de lo que se conoce como el Gran Acuífero Maya, que representa la investigación en su tipo más grande en la historia del país.
El objetivo, según le dice a BBC Mundo el jefe del proyecto, Guillermo de Anda Alanís, es conocer lo que existe en el subsuelo de los estados que componen la península: Yucatán, Campeche y Quintana Roo. “El componente fundamental es conocer el estado del agua en distintas zonas vitales y entender lo que sucede”, explica.
“No sabemos cuál es el estado real de todo esto, el nivel o no de contaminación o el impacto social que pueden tener”, añade.

DETALLES
La investigación se realizará en ocho zonas distintas de los estados en la Península. El equipo buceará por las corrientes subterráneas y con equipos especiales tomará imágenes de los vestigios que se encuentren y que formarán parte de un museo virtual del acuífero. Además, explica el arqueólogo Guillermo de Anda, se analizará la calidad del agua en varias partes.
“Tenemos noticias muy alarmantes sobre elementos tóxicos y hasta cancerígenos. No sabemos hasta qué punto es exacto”, explica.
En etapas futuras se pretende incluso utilizar un robot que ayude en la investigación, sobre todo en cavidades donde no puede ingresar un ser humano.
La información permitirá elaborar una estrategia oficial para preservar el acuífero y donde sea necesario aplicar acciones de rehabilitación.
“Hay una gran presión de crecimiento urbano y turístico. Los sitios cada vez son más afectados. Es el momento de parar esta tendencia y de alguna manera tengamos una excelente forma de sanearlo”.
Y existe, además, la posibilidad de adentrarse en una parte desconocida en la historia de lo que también se conoce como “el inframundo” maya.
En sus recorridos por aguas subterráneas, el grupo encontró sitios adonde ningún ser humano había llegado hace miles de años.

ARCHIVO DIGITAL
Un aspecto muy importante de este trabajo es que a través de imágenes en alta resolución se realizará un archivo digital del acuífero, lo que permitirá a otros investigadores recrear modelos en tercera dimensión de los descubrimientos arqueológicos y paleontológicos que se realicen, sin afectar su delicado entorno.
“La idea es no alterar sitios, no hacer arqueología de la manera tradicional, que normalmente es extraer piezas y de alguna manera analizarlas fuera, lo que vamos a hacer es ir ahora por los datos debajo del agua”, explica Guillermo de Anda Alanís.
En entrevista con México News Network, el arqueólogo subacuático recalcó la importancia de la preservación de este sistema, pues dentro de los cenotes se han encontrado importantes vestigios paleontológicos y otros relacionados con los hombres tempranos, hallazgos que datan de hace 13 o 14 mil años.
“En el estado de Yucatán hay dos cenotes que tienen templos que de alguna manera colapsaron por alguna razón y se encuentran actualmente bajo el agua”, añadió.

LOS MAYAS
Se calcula que en la actualidad hay unos seis millones de descendientes mayas.
Habitan en buena parte de lo que se conoce como Mesoamérica, es decir el sur de México (estados de Campeche, Tabasco, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán), Guatemala, Bélice, Honduras y El Salvador.
Solo en México hablan 30 idiomas distintos.
Entre algunos descendientes mayas conocidos a escala internacional se encuentran la premio Nobel de la Paz guatemalteca Rigoberta Menchú y el cantante mexicano Armando Manzanero Canché.