remedios ancestrales alivian resfríos y perduran en el tiempo

Vendedora de hierbas medicinales.

La medicina convencional no enterró aún la sabiduría de los pueblos.
Jocelyn G. Chipana
Tres recetas ancestrales perduran en el tiempo y alivian los resfríos de manera efectiva con un adecaudo tratamiento. Los conocimientos e indicaciones fueron transmitidos de generación en generación.
La medicina tradicional fue un pilar fundamental dentro de la sabiduría de los ancestros. El vivir en armonía con la naturaleza permitió que las culturas conozcan todas las propiedades medicinales de las plantas. Sin embargo, los diversos suelos ecológicos permitieron acceder a una variedad de remedios dependiendo de la región.
Tres experiencias de personas de diferentes regiones del país cuentan los beneficios de la medicina, a partir de hierbas para curar enfermedades respiratorias propias del invierno.
ALTIPLANO
En el occidente los antepasados basaron sus remedios para aliviar el resfrío en las hierbas silvestres. El conocimiento se heredó por varias generaciones en la familia de Paulina Quispe, quien asegura que su abuela era la partera más requerida de su comunidad en Chaguaya, La Paz. Le enseñó todo a su hija y ella le transmitió a la suya para que en la actualidad viva de estos saberes.
“La huira huira, el eucalipto, la mostaza, la manzanilla y la retama son las ideales para atacar la enfermedad en cualquier época del año”, mencionó la chiflera.
La experta asegura que la receta consiste en hacer una infusión con una rama de cada planta, sin dejar mucho tiempo de cocción y de manera opcional se puede endulzar con chancaca o azúcar quemada.
“Se debe tomar tres veces al día y en caso de los niños se debe reducir la dosis a la mitad. Mi madre me dijo que era importante que la persona enferma pueda seguir toda una semana de tratamiento ininterrumpido”, precisó la entrevistada.
En la actualidad, estas hierbas son muy requeridas sobre todo en época de invierno, pero la gente opta por consumirlas por separado y en ocasiones las mezcla con antibióticos y otros remedios de la medicina académica.
YUNGAS
La variedad vegetal de la región tropical yungueña de La Paz, otorgó más alternativas a los antepasados para reponerse de los resfríos. David Escobar, de 74 años, compartió con Cambio los remedios utilizados en el pasado en este sector del país.
“Las abuelas preparaban un jugo caliente de naranja agria, cítrico similar al limón, pero además tenía bastante miel de abeja y un poco de destilado de frutas”, explicó don David. Dijo que el destilado de frutas, también conocido como ‘resacado’, es una especie de licor artesanal hecho por mujeres. Consistía en hacer hervir algunas frutas con especias y alcohol para que el vapor pase por una palangana hasta que gota a gota caía a una botella.
“Para llenar una botella se necesitaba esperar durante más de ocho horas junto al fogón. Por esta razón, las mujeres eran las que más paciencia tenían para su elaboración”, agregó.
Según Escobar, el secreto consiste en beber el remedio antes de dormir y el enfermo debe recibir una fricción en todo el cuerpo con alcohol, y si tiene dolor de cabeza se debe pegar dos hojas de coca en las sienes.
ORIENTE
En el oriente boliviano los remedios para el resfrío son un poco más arriesgados, según recuerda Crucita Valdivieso, quien nació en la ciudad de Trinidad, Beni.
“Era típico que las abuelas nos den unas gotas de aceite de caimán con miel de abeja cuando estábamos enfermas. Sin embargo, este remedio comenzó a escasear y fue sustituido por gotas de aceite de copaibo (planta oleaginosa de la región)”, señaló la entrevistada. Hasta el día de hoy muchas familias optan por este remedio que se consume durante cinco mañanas, en promedio.
Al respecto, el viceministro de Medicina tradicional, Germán Mamani, afirmó que si el resfrío es muy fuerte se debe optar por el consumo de isaño amarillo.
“Este producto sirve para cuando el resfrío produce un problema en los pulmones, especialmente cuando el enfermo tiene mucha flema”, manifestó la autoridad. A manera de reflexión dijo que la medicina de los pueblos debe ser recuperada y valorada en la actualidad.

1 litro de agua requiere una rama de cada planta con una cocción de 30 minutos a fuego lento.