Fiscalía fija audiencia de Revilla para el 22

El alcalde Luis Revilla sale de la Fiscalía de El Alto, el 22 de mayo.
Foto: Fiscalía General del Estado

 

Cambio - Edición impresa
El juez 1° de Instrucción en lo Penal, Javier Rolando Chaca Quino, fijó para el jueves 22 de agosto la audiencia de medidas cautelares contra el alcalde Luis Revilla por el caso Alpacoma I, que investiga el deslizamiento del 15 de enero. 

La comparecencia se llevará adelante en juzgados de la ciudad de El Alto, a las 14.30. 

Revilla es investigado por los delitos de atentado contra la salud pública e incumplimiento de deberes, ya que la Fiscalía encontró indicios de responsabilidad por el derrame de 200 mil toneladas de basura en descomposición en ese relleno. 

Junto al Alcalde paceño también será sometido a audiencia Vladimir Gutiérrez Aldana, gerente de la empresa operadora de Alpacoma, Tersa, por el delito de atentado contra la salud pública.

El fiscal asignado al caso, Luis Fernando Atanacio Fuentes, explicó que la imputación contra Revilla y Gutiérrez se debe a que el derrame de residuos sólidos, lixiviados y emanación de gases tóxicos provocaron daños en el medio ambiente, en las aguas subterráneas que circulan por el relleno sanitario y en las aguas del río Alpacoma, afluente del río Achocalla, de acuerdo con un boletín institucional de la Fiscalía General del Estado.

Los informes de la Alcaldía de Achocalla y del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas sirvieron para fundamentar las sindicaciones contra ambos investigados, puesto que señalan que el suceso se pudo haber evitado si la Alcaldía de La Paz cumplía con su obligación de controlar, fiscalizar y monitorear las labores de Tersa. 

El fiscal Atanacio explicó que el hecho de que Alpacoma opere sin licencia ambiental durante más de dos años y que este recinto no haya contado con un plan de contingencia al momento del desastre configuran la probable responsabilidad de Revilla en los delitos que se le atribuyen. 

Además del caso denominado Alpacoma II, Revilla también fue denunciado por su par de Achocalla, Dámaso Ninaja, por el derrame de lixiviados ocurrido también en ese recinto el 30 de julio. El caso está en etapa preliminar. Ninaja también fue quien denunció a Revilla en el caso Alpacoma I.