Evo considera que el informe de EEUU sobre drogas no es creíble

Efectivos de las Fuerzas Armadas erradican coca excedentaria en el trópico de Cochabamba.
Foto: APG

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa
A pesar de que organismos internacionales como la ONU y la Unión Europea reconocieron en varias oportunidades los logros alcanzados por Bolivia en la lucha contra las drogas mediante un modelo propio, Estados Unidos volvió a incluir al país en una lista de 22 naciones que no cumplen sus obligaciones en la lucha contra este delito.

Al respecto, el presidente Evo Morales sostuvo que no es creíble  lo que diga el departamento de Estado o el Gobierno norteamericano, por lo que —a su juicio— es más importante el informe de monitoreo de coca que será presentado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), previsto para el 22 de este mes.

Destacó además que la ONU y la Unión Europea (UE) reconocen y respetan el modelo boliviano aplicado en la lucha contra el narcotráfico sin la intervención norteamericana, como sucedió durante los gobiernos neoliberales.

“A nosotros (Bolivia) que tenemos tan pequeño cultivo de coca frente a Perú (49.080 hectáreas) y Colombia (171.780 hectáreas), según el informe de la UNODC 2018, especialmente nos descertifica, pero a Colombia certifica (porque) saben que hay que ser fiel y obediente a Estados Unidos para ser certificado aunque con una inmensa expansión de cultivos de coca. El informe del departamento de Estado, ¿qué dice? Que el 95% de cocaína que entra a Estados Unidos es de Colombia y, ¿ese país no es descertificado no? Es más, creemos y aceptamos las observaciones de las Naciones Unidas”, manifestó ayer durante una rueda de prensa con varios periodistas.

El Jefe de Estado remarcó los resultados obtenidos por Bolivia en la lucha contra las drogas desde 2009, luego de la expulsión de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

“Nuestra política de nacionalizar la lucha contra el narcotráfico tuvo resultados importantes. Durante la transición de la dictadura militar al modelo neoliberal podíamos haber tenido más de 50 mil hectáreas de coca, a nosotros (2006) nos dejaron como 30 mil hectáreas de coca y ahora estamos sobre 24 mil, esperamos el informe de las Naciones Unidas”, enfatizó.

Reducción de cocales 

De acuerdo con Naciones Unidas, entre 2010 y 2017 Bolivia experimentó una reducción neta de 6.500 hectáreas de hojas de coca a nivel nacional.

Datos de Estados Unidos refieren que entre 2016 y 2017 Bolivia disminuyó en 17% su superficie de hectáreas de coca, situación contraria a Perú que en el mismo periodo incrementó su superficie de cultivos en 11,2% y Colombia que también aumentó su área de producción en 13,2%.

Con estas cifras Washington reconoce, en concordancia con la Unodc, que Bolivia es el único país que redujo sus cultivos de coca en años recientes.

Mejoras destacadas 
En la página 116 del Reporte de la Estrategia Internacional para el Control de Narcóticos 2019, del departamento de Estado de Estados Unidos, se destaca que Bolivia implementó la Ley 913 de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas con tres mejoras: el pago de informantes, la colaboración eficaz y la interceptación de llamadas telefónicas.

También pondera la incorporación de la extinción de dominio de bienes provenientes del narcotráfico y principalmente el intercambio de información estratégica y colaboración entre países mediante el Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos (Cerian), instancia que posibilitó hasta la fecha la captura de 11 cabecillas o ‘peces gordos’ de clanes delincuenciales dedicados al tráfico de sustancias controladas.

La Ley General de la Coca de (906) establece un límite de  22.000 hectáreas de coca, 7.700 para el trópico de Cochabamba y 14.300 para los Yungas de La Paz.