Aduana instala primer puesto fluvial en la ruta al Atlántico

Tráfico comercial por la Hidrovía Paraguay–Paraná.
Foto: Archivo

 

Freddy Grover Choque C. / Cambio
La Aduana Nacional de Bolivia (ANB) instaló el primer puesto de control portuario en la Hidrovía Paraguay–Paraná para el envió y recepción de mercadería proveniente del océano Atlántico, informó el presidente de la Cámara Nacional de Despachantes de Aduanas (CNDA), Antonio Rocha.

El puesto de control inició operaciones el lunes en el puerto Jennefer, ubicado en la provincia Germán Busch, Santa Cruz, lugar que será el centro de trabajo técnico, logístico y administrativo de la Aduana en el Canal Tamengo, donde también se tienen otros dos muelles, Gravetal y Aguirre, que en octubre de 2018 recibieron la categoría internacional por parte del Gobierno boliviano.

El domingo, la Aduana Nacional comunicó, a través de medios impresos, a los importadores, exportadores, empresas de transporte fluvial y terrestre, agencias despachantes de aduana y demás operadores de comercio exterior que a partir del lunes (12 de agosto) inicia operaciones la Administración de Aduana Fluvial Puerto Jennefer, con Código Operativo 751 dependiente de la Gerencia Regional Santa Cruz, la misma que está habilitada para la realización de los diferentes regímenes y destinos aduaneros. 

Primera aduana portuaria 
A decir del presidente de la CNDA, el recinto es el primer puesto aduanero especializado en temas portuarios, tanto en la recepción  y despacho de mercadería, que anteriormente se hacía desde el puesto de control terreno de Puerto Suárez. “Desde este punto se atendía carga terrestre, férrea y fluvial, era una aduana multipropósito, y la atención era morosa”, afirmó.  

Ahora con este centro, acotó Rocha, el tránsito y la atención comercial será rápida y con horario extendido, ya que la ANB habilitó todos los regímenes que permitirán almacenar y fraccionar mercadería desde ese punto.

Asimismo, explicó que al contar con una aduana portuaria Bolivia estará dentro de la frecuencia de las navieras de carga internacional, cuya ruta es el océano Atlántico.

“Al ser una aduana especializada obviamente generará una mayor agilidad y facilidad para  las exportaciones e importaciones porque se manejan embarques de volumen, de más de 18.000 toneladas”, resaltó.