China exige a Washington no interferir en sus asuntos

El portavoz del gigante asiático.
Foto: Prensa Latina

 

Prensa Latina / Cambio - Edición impresa

El Gobierno chino exigió nuevamente a Estados Unidos que deje de interferir en sus asuntos internos, ya que esta vez utilizó temas religiosos como pretexto, y dijo que esa práctica daña hoy los nexos bilaterales.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, rechazó las recientes declaraciones del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y del secretario de Estado, Mike Pompeo, sobre la política religiosa y la libertad de creencias en el gigante asiático.

“El pueblo de China goza de plena libertad religiosa de conformidad con la ley y el Gobierno protege y respeta las creencias de sus ciudadanos y otros derechos relacionados”, aseguró.

Agregó que las palabras de Pence y Pompeo sobre los habitantes de la región autónoma Uygur, de la provincia de Xinjiang, son falsas y buscan confundir al público.

El portavoz defendió los programas educativos desarrollados en esa zona para instruir en el dominio del idioma, conocimiento legal y técnicas profesionales a individuos instigados, vinculados, coaccionados y atraídos por actividades terroristas y extremistas.

Pekín no permite la participación en actividades ilegales y criminales usando temas religiosos y se opone a que algún país o fuerza interfiera en sus asuntos internos.

“Exigimos a Estados Unidos que respete los hechos, deseche los prejuicios, valore correctamente la política religiosa de China y deje de intervenir”, dijo.