¿Movimiento desestabilizador?

César Salinas, presidente de la FBF.
Prensa FBF

La Paz / Gustavo Cortez

Un extraño movimiento de los clubes de Santa Cruz (seis) en los últimos días puso contra las cuerdas al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, con un trasfondo: desestabilizar su gestión.
Con el argumento de que “no está clara” la norma que habilita a un jugador actuar en dos o tres clubes en una temporada, amenazaron con paralizar el torneo Clausura, cuya segunda fecha debe cumplirse este fin de semana.
En medio de esa posición, surgieron críticas a la forma cómo está administrando el fútbol Salinas y sus principales colaboradores en la entidad federativa.
Y otros le han puesto más leña a la hoguera, como el presidente de Baisa SRL, Marcelo Claure, quien le ha vuelto a pedir a Salinas su renuncia porque su gestión “está causando daños irreparables” en el balompié nacional.
Ante las críticas, Salinas se defendió con el respaldo que le da la Conmebol, que autoriza la norma de la transferencia de futbolistas.
El dirigente, sin embargo, ha caído en algunos deslices al señalar que a los clubes cruceños no les convence que “un colla” dirija la FBF.
Ayer fue un día de incertidumbre, de posiciones encontradas. Salinas y la FBF mantuvieron la postura de que el torneo no se paralice y pidió a los clubes cruceños que se presenten para que no sufran sanciones como consecuencia de un walk over (WO).
En la noche, en la capital cruceña, los presidentes y delegados de Oriente Petrolero, Blooming, Guabirá, Sport Boys, Destroyers y Royal Pari se convencieron de que la norma está bien implementada, tal cual volvió a ratificar la Conmebol en un comunicado.
Aceptaron, asimismo, que la reunión del viernes 26 se adelante para el lunes 22 para limar asperezas, pero piden que la fecha 2 sea suspendida.
Anoche, la FBF no dio ninguna respuesta a esa solicitud, así que la programación se mantiene como inicialmente estuvo programada.
¿Se presentarán los equipos cruceños a sus partidos este fin de semana? ¿Habrá triunfos por ausencia de rivales? ¿Seguirán las impugnaciones? ¿Qué buscan los clubes cruceños?
El caos sigue y salió a la luz un movimiento desestabilizador a la gestión de Salinas. Hay descontento con su labor, pero por ahora está firme.