Bolivia encara negocios con cuatro potencias económicas del mundo

La planta industrial de baterías de litio.
Foto: Archivo, Reynaldo Zaconeta

 

CAMBIO, ABI

El Estado Plurinacional de Bolivia ingresó al escenario mundial a través del acercamiento y firma de acuerdos con cuatro principales potencias económicas como son; Rusia, China, India y Alemania, para encarar proyectos como la industrialización del litio, de hidrocarburos, el Tren Bioceánico, entre otros.

 “China, Rusia, India, Alemania, son mercados grandes, son mercados mundialmente muy potenciales tanto para la comercialización como para la industrialización que se viene dando (en Bolivia), un ejemplo claro es el caso del salar de Uyuni con la empresa alemana (ACI Systems) donde ya se tiene inversiones”, afirmó el analista económico Miguel Ángel Marañón.

En la actualidad, el Gobierno tiene suscrito acuerdos de sociedad con la empresa ACI Systems, de Alemania, para desarrollar la tercera fase del proyecto industrial del litio en Uyuni, Potosí, con alrededor de $us 1.300 millones de inversión, y con la firma china Xinjiang Tbea Group-Baocheng para los salares de Coipasa (Oruro) y Pastos Grandes (Potosí) con $us 2.300 millones.

En ese marco, India, a través de la visita del presidente Ram Nath Kovind, en marzo de este año, también expresó el interés en proyectos estratégicos de Bolivia como el litio y ofreció $us 13.000 millones de inversión para el área de hidrocarburos.

Por otra parte, el acuerdo más reciente fue el suscrito el 11 de julio con Rusia, en el encuentro de los presidentes Evo Morales y Vladímir Putin, para varios sectores, como la compraventa de gas natural boliviano con la empresa Acron por 20 años y la comercialización de urea de las plantas de Bulo Bulo (Cochabamba) y de Tres Lagunas (Brasil) en sociedad con la nacionalizada YPFB.

Para el analista Marañón, estos acuerdos con importantes potencias no son casuales porque responden a los resultados de la política económica implementada en Bolivia, la cual está orientada a la búsqueda de socios estratégicos que “no impongan condiciones que no sean comerciales o financieras”.

Agregó que el participar de mercados como Rusia con más de 130 millones de habitantes o China con más de 1.300 millones, y de igual forma con India, representa para el Estado boliviano “una enorme oportunidad” para generar “toda una gran inversión no solo estatal sino también privada”, porque se trata de ingresar a mercados gigantescos y de “mucho potencial económico”.

 “Estamos empezando a entrar al contexto mundial tanto en el aspecto económico, político y social”, apuntó.

De acuerdo con Marañón, el crecimiento y desarrollo que experimentó el país en los últimos 13 años -a partir de la nacionalización de los hidrocarburos en el año 2006- hizo que Bolivia pase de ser exportador de materia prima a comercializar productos industrializados o con valor agregado, como la urea de Bulo Bulo o el cloruro de potasio que se elabora en la planta industrial del salar de Uyuni.