Bolívar disfruta un esforzado triunfo

Jugadores de la Academia y el cuadro refinero buscan sacar provecho de una pelota aérea.
Foto: APG

Con esfuerzo y luchando hasta el último minuto del partido, Bolívar dio vuelta un 0-2 y venció ayer a Oriente Petrolero por 3-2.

Después de un primer tiempo malo, la Academia reaccionó en el segundo y festejó el primer triunfo del torneo Clausura.

En contrapartida, el cuadro cruceño comenzó ganando con un fútbol práctico y simple, pero en la recta final sintió el desgaste físico y descuidó las marcas en la última línea, que el cuadro celeste no desaprovechó para sumar los tres puntos.

El local no tiene apuros para ganar porque ya tiene asegurado un cupo a la Copa Libertadores (Bolivia 1), y con la nueva distribución de premios ya no juega por alguna recompensa, pero la postura de demostrar que es el equipo más laureado del fútbol boliviano le invita a regalar triunfos a la hinchada.

En la primera parte, la Academia fue inconsistente en el juego, sin coordinación entre sus líneas y con una defensa lenta y a ratos desubicada cedió espacios, que el rival sacó ventaja.

La visita apuró el juego cuando tenía la pelota a disposición y generó peligro sobre la portería contraria.

A los 4 minutos, Mauricio Sperduti aprovechó un enredo de Mauricio Prieto con el balón, y con remate esquinado inauguró el marcador.
Cinco minutos después, Juan Miguel Callejón desperdició la mejor ocasión para igualar el tanteador. En vez definir solo ante Rómel Quiñónez envió un pase adelantado para Jorge Pereyra, que no llegó a tiempo para convertir.

A dos minutos del final, Jhon García anotó el segundo para la visita. Remató una pelota que se desvió en la pierna de Adrián Jusino, que le cambió la dirección para colarse por encima del arquero Saidt Mustafá.

En el complemento, César Vigevani ordenó tres cambios y el buen juego de la Academia comenzó a aparecer.
A los 60’, Arce lanzó un pase filtrado para Pereyra, que anotó el tanto del descuento.

Siete minutos más tarde, Callejón remató una pelota que pegó en el travesaño.

El aluvión ofensivo celeste persistió e hizo figura al arquero Quiñónez, que tapó o desvió disparos con sello de gol.

A los 42’, Juan José Orellana, con un formidable zurdazo al ángulo superior derecho marcó el empate. Fue un golazo.

Cuando expiraba el cotejo (94'), Arce levantó un centro medido para Prieto, que con un golpe de cabeza marcó el gol de la victoria para la alegría de la hinchada.