Universidad rusa le otorga doctorado honoris causa a Evo

El presidente Evo Morales recibió el diploma de la universidad moscovita.
Foto: Reynaldo Zaconeta

 

Juan Cori / Enviado especial - Edición impresa
Después de que las turbinas del FAB 001 se detuvieron, a las 08.30 (01.30 hora de Bolivia), el sonido de las trompetas, platillos y bombos de los uniformados de la Guardia de Honor de las Fuerzas Armadas de Rusia resonó en la extensa pista de aterrizaje del aeropuerto Vnúkovo, a unos 30 kilómetros del centro de la ciudad de Moscú.

Con el puño izquierdo en alto y el derecho colocado a la altura del pecho, el presidente Evo Morales entonó el Himno Nacional, escoltado por personal del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia, que lo seguía de forma atenta y respetuosa.

Así también, Morales, junto a los ministros de Relaciones Exteriores, Diego Pary; de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, y de Energía, Rafael Alarcón, y el resto de la delegación, correspondió cuando los uniformados tocaron el himno estatal de la Federación Rusa.

Mientras el viento movía con agresividad las banderas de Bolivia y Rusia, Morales y toda la comitiva se apresuraron a abordar los vehículos —una caravana de cerca de 10 autos— para dirigirse a su hotel.

Custodiados por personal de seguridad, la caravana presidencial serpenteó la ciudad, atravesó el río Moscova, contempló el impotente monumento del líder comunista Vladímir Lenin en la plaza Kaluzhskaya y la arquitectura incomparable de la Catedral de San Basilio antes de llegar al hotel.

Para las 09.30 (02.40 hora en Bolivia), Morales descendió del hotel con un nuevo atuendo y, al igual que sucedió a su arribo a la terminal aérea, la caravana lo condujo junto a los visitantes por zonas despejadas y sin ningún contratiempo hasta la universidad.

Como una forma de bienvenida, una pantalla gigante ubicada en el frontis de la casa de estudios superiores difundió un saludo al Jefe de Estado.

En tanto que unos 13 estudiantes —once de ellos mujeres, la mayoría procedentes de países de América Latina y Europa— lucieron los trajes típicos de sus ciudades de procedencia.

Cuando apenas trataban de acomodarse, el movimiento de los integrantes del equipo de seguridad anunció la llegada del presidente Morales.

El rector interino de la Universidad, Evgueniy Leonidovich Schelsniak, vestido con toga y birrete, salió a recibir al Presidente boliviano y conducirlo al auditorio principal.

Apenas ingresó, los asistentes posaron sus ojos en el semblante de Morales y mientras saludaba a cada uno de los estudiantes, una de ellas le entregó un ramo de flores.

Ya en el evento, Leonidovich Schelsniak, que fue el encargado de entregar el doctorado honoris causa al Presidente boliviano, dijo que la universidad sigue “con atención sus actividades políticas sociales y comunitarias a favor del pueblo”.

La decisión de conceder ese título a Morales fue asumida por unanimidad el 11 de junio de 2019, en el consejo de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos.

“Esta decisión es un reconocimiento a los logros en diferentes esferas, en el fortalecimiento de la amistad entre los pueblos del mundo y también de Bolivia y Rusia, países que están vinculados histórica y culturalmente”, expresó.

“Le deseamos éxitos y logros nuevos, y también le deseamos buena salud, y al pueblo boliviano le deseamos la prosperidad”, apuntó el también docente universitario. 

Mientras que Morales, además de exponer los logros alcanzados en estos 13 años de gobierno, afirmó que Bolivia es el resultado de la lucha de los movimientos sociales por los recursos naturales y el respeto a la soberanía nacional.

Afirmó convencido que “Bolivia tiene mucho futuro” y criticó a los exmandatarios que le antecedieron por generar inestabilidad política, social y económica, y solo dedicarse a la privatización de los recursos naturales y de las empresas estratégicas.

“De la lucha social se pasó a un movimiento político que nacionalizó los recursos naturales”, dijo Morales y anotó que primero el país se liberó del dominio estadounidense y luego de la presión de organismos financieros.

Dedicó este 46 título de doctorado honoris causa que recibe desde que asumió la presidencia de Bolivia en enero de 2006, a los movimientos sociales del país que lucharon por la liberación.

Después de que el Jefe de Estado terminó su discurso, personas del auditorio fueron en busca de él para intentar tomarse una foto o una selfi.

El equipo de seguridad apenas frustró el deseo de unos pocos ante una mayoría que logró el permiso del propio dignatario boliviano para registrar ese momento en una postal.

No solo eran los estudiantes bolivianos quienes buscaron la foto, sino también ecuatorianos y de otras nacionalidades.

Luego del revuelo que causó Morales, toda la delegación se trasladó hasta el jardín Alexander, frente al muro del Kremlin.

Con el matiz de los instrumentos de la Guardia de Honor, el Jefe de Estado boliviano y todos sus acompañantes colocaron una ofrenda floral ante el fuego eterno y la tumba del Soldado Desconocido en honor a los soviéticos que fallecieron durante la Segunda Guerra Mundial (1941-1945).

Los uniformados tocaron los himnos de Bolivia y Rusia y, antes de retirarse del lugar, marcharon.

Inmediatamente después, Morales y su equipo se dirigieron al interior del Kremlin, de manera puntual al Gran Palacio, para instalar la reunión con Putin.

En un ambiente ameno y cargado de fraternidad, ambas autoridades no solo intercambiaron criterios sobre distintos tópicos bilaterales y mundiales, sino su afecto con palabras como amigo, socio, aliado y también hermano.

“Me gusta que en los 13 años en el poder, el señor Morales ha hecho mucho para su nación y para su país, claro que hay problemas en cualquier país y en cualquier situación, pero gracias a su atención a las necesidades de sus ciudadanos, él lleva a su país al éxito y espero que nuestra reunión sirva a la consolidación de nuestra cooperación en todos los ámbitos”, le dijo Putin a Morales en una declaración conjunta realizada pasadas las 15.00 (08.00 hora de Bolivia).

A su vez, Morales elogió la postura que asume Rusia en defensa del multilateralismo y su respeto a la soberanía de los Estados.

Además, ambos jefes de Estado, que concretaron su quinto encuentro bilateral desde 2013, profundizaron su alianza, que toma como soporte los 120 años de relaciones bilaterales.

En la ocasión, las delegaciones de ambos países firmaron ocho documentos: siete acuerdos de cooperación en áreas como energía, seguridad pública, seguridad nuclear, proyectos de exploración en la industria del litio, academia diplomática e hidrocarburos, y la Declaración Conjunta sobre la Asociación en los Asuntos Internacionales entre el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, y el Presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin.

En el documento, los Jefes de Estado expresan “su compromiso mutuo de seguir fortaleciendo los lazos bilaterales, tradicionalmente estrechos, de amistad, igualdad y la cooperación mutuamente beneficiosa”.