Empresarios afirman que se debe mantener la estabilidad

La doble vía Río Seco-Huarina, en el departamento de La Paz.
Foto: Archivo

 

Cambio - Edición impresa
Mantener la estabilidad económica de Bolivia debe ser el objetivo en los próximos años, porque esta se constituye en la garantía del desarrollo para cualquier nación, coincidieron, por separado, el presidente del Ingenio Sucroalcoholero Aguaí, Cristóbal Roda, y su similar de Congabol, Óscar Ciro Pereyra.

Ambos criterios fueron emitidos en el marco del escenario electoral que vive el país y que concluirá en octubre con las elecciones generales.

En ese contexto, el presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) manifestó que en los siguientes años se debe dar continuidad a la política orientada a consolidar nuevos mercados para la producción nacional, como el caso de la ganadería que en agosto iniciará la exportación de carne bovina al mercado de China, considerado el más grande del mundo.

“Sobre el rubro ganadero, creo que debe seguir la misma política de abrir mercados (...) (la estabilidad) debería mantenerse y debería apuntar más al desarrollo de la agropecuaria”, apuntó Pereyra.

Agregó que el sector en la actualidad es un importante generador de empleos y con enorme potencial para contribuir al crecimiento económico del país.

Por su parte, Roda indicó que la estabilidad económica es la que mantiene controlada la inflación en Bolivia, garantiza el poder adquisitivo del salario de los trabajadores, entre otros beneficios para las familias.

“La estabilidad económica naturalmente que debemos luchar por mantenerla, esa es la salud económica y financiera de cualquier país”, aseveró el ejecutivo del Ingenio Aguaí.

Sin embargo, Roda indicó que se deben realizar algunos ajustes para mejorar la competitividad productiva del país, tomando en cuenta que algunos insumos se encarecieron en el mercado y estos no pueden “competir con productos importados de países vecinos y de China que llegan a precios mucho más baratos”, lo cual desfavorece a la industria nacional y al empleo.

“En un proceso poselectoral, las autoridades del sector económico tienen que sentarse no solo con el sector privado, sino también con gran parte de la economía para buscar una solución”, dijo.