Arce: La voluntad del pueblo boliviano derrotó a las dictaduras

Una tanqueta vigila a cientos de ciudadanos durante el gobierno dictatorial de Luis García Meza.
Foto: Archivo

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa
El ministro de Justicia, Héctor Arce, pidió a la población que no olvide lo que fueron las dictaduras militares y que se debe valorar y recordar que Bolivia tiene democracia por la voluntad del pueblo.

“Ahora es fácil hacer política, incluso ofender, porque vivimos en un mundo de extremas garantías, eso manda la Constitución. Vivimos en un mundo de libre ejercicio de derechos y es por la voluntad del pueblo boliviano que se derrotó a las dictaduras, las que nunca más deben volver a nuestras naciones”, afirmó ayer a radio Panamericana.

Además de calificar como histórica la jornada del lunes, cuando la Corte de Apelaciones de Roma (Italia) confirmó la sentencia de cadena perpetua contra 24 militares y civiles, entre ellos el exministro del Interior de Bolivia Luis Arce Gómez, demandados por delitos de lesa humanidad, indicó que la sentencia demuestra la lucha contra crímenes gravísimos.

“No porque hayan ocurrido hace mucho tiempo pueden prescribir. Esos crímenes quedaron en muchas mentes y corazones latinoamericanos”, manifestó el titular de Justicia.

El plan cóndor 
Recordó que las dictaduras que ocurrieron en todos los países latinoamericanos, entre 1970 y 1980, no fueron casuales, sino promovidas por la llamada doctrina de seguridad nacional, alentada por Estados Unidos luego de la Guerra de Vietnam y la Revolución cubana, “ante el temor de que se expanda el socialismo como una doctrina o corriente política”.

“Estados Unidos propició los gobiernos militares y los horrores cometidos, es una verdad que está ahí y es parte de la historia reciente cómo la doctrina imperialista actuó para frenar el avance del socialismo”, dijo.

Añadió que la democracia que hoy se vive y disfruta en el país  costó mucho dolor, sangre y lágrimas al pueblo boliviano, ya que fueron 18 años de dictaduras militares que dejaron miles de personas fallecidas, decenas de miles de personas afectadas y exiliadas, además de una estela de muerte, dolor y luto.

“Por eso hay que valorar la democracia y el sistema de gobierno que tenemos”, apuntó. 
 
Héroes de la democracia 
Respecto a los ciudadanos que lucharon contra las dictaduras y exigen una indemnización, indicó que merecen respeto y consideración porque existe una deuda moral de la nación a su favor, pero que lamentablemente no es posible un resarcimiento económico debido a que los gobiernos cruentos no dejaron pruebas ni evidencias de quiénes lucharon.

“Quienes arriesgaron sus vidas lo hicieron por convicción, y más allá de ello, todos los demás reconocimientos (monumentos, espacios, entre otros) tendrán siempre las condiciones abiertas para saber lo que pasó y que estos hechos no se repitan más”, manifestó.