Presidente entrega represa para riego en Pampa Belén

El Jefe de Estado en el corte de cinta.
Foto: Min. de Comunicación

 

Luis Fernando Cruz Ríos / Cambio - Edición impresa
El presidente Evo Morales entregó ayer la represa para riego Belén Pampa, en el cantón Lava Lava del municipio de Sacaba, Cochabamba, que beneficia a más de 360 familias productoras de seis comunidades, con un financiamiento de 11.055.002 bolivianos.

El Jefe de Estado —acompañado del gobernador Iván Canelas, el alcalde Humberto Sánchez, asambleístas nacionales, departamentales y dirigentes de organizaciones sociales— expresó su complacencia por el proyecto hídrico que permitirá irrigar 150 hectáreas de cultivos de papa, haba, maíz y hortalizas en las poblaciones de Aguada, Lava Lava Alta, Lava Lava Centro, López Rancho, Buena Vista y Mollocota.

De acuerdo con los datos técnicos, la represa es de tierra con núcleo de arcilla, con capacidad para 295.586 metros cúbicos de almacenamiento; tiene una altura de 17,50 metros, seis de ancho y 108 metros de coronamiento.

Cuenta también con un sistema de descarga por tubería, vertederos de excedencias, obras de toma tipo torre con dos compuertas de fondo deslizantes, canal de desfogue de hormigón armado y cámaras de válvula.

“Entregamos la represa Belén Pampa en Sacaba, #Cochabamba. Beneficiará a familias agricultoras, alimentando sistemas de riego en un área de 150 hectáreas. Tenemos aprobados proyectos para garantizar riego de casi 600 hectáreas. Así llegan las obras a toda nuestra querida #Bolivia”, escribió el Presidente en su cuenta de Twitter.

En ese contexto, Morales señaló que gracias a la nacionalización de los hidrocarburos Bolivia está bien financieramente y que si los anteriores gobiernos desde la fundación de la República (1825) le hubieran puesto interés a la explotación e industrialización de los recursos naturales, ahora el Estado Plurinacional sería una potencia económica, pero que no pierde la esperanza de alcanzar esa meta.

Recordó que cuando asumió la presidencia, el 22 de enero de 2006, Bolivia exportaba gas natural a Argentina y Brasil, pero importaba el 100% de gas licuado de petróleo (GLP), y que por la unidad de los movimientos sociales, la Revolución Democrática Cultural y el Proceso de Cambio, en poco tiempo su administración instaló dos plantas separadoras de líquido en Río Grande de Santa Cruz y Yacuiba en Tarija para dejar de importar y, por el contrario, exportar GLP a otros países como Paraguay.