El CEO secuestra y destruye 48 t de mercadería ilegal

Militares vigilan los productos decomisados.
Foto: Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando

 

Redacción central / Cambio - Edición impresa
El viceministro de Lucha contra el Contrabando, Gonzalo Rodríguez, informó que en menos de un mes el Comando Estratégico Operacional (CEO) secuestró 48 toneladas de mercadería de contrabando, en su mayoría cebolla y papa, en la frontera con Perú. 

En entrevista con Cambio, detalló que desde que se intensificaron los controles en los límites con Perú se incautaron 40 toneladas de cebolla, seis de papa y dos de diferentes frutas, además de bebidas alcohólicas como whisky y ron, productos que fueron destruidos el martes por la mañana.

“Hay que resaltar el trabajo del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), que es responsable de controlar, junto con las Fuerzas Armadas (FFAA), el ingreso y salida de alimentos. Ambas instituciones se incautaron de todos esos productos que son causantes de muchas enfermedades gástricas en Bolivia por su consumo, por ello preocupa la calidad y cantidad de esos alimentos que ingresan de manera ilegal y que no son adecuados para el consumo en el país”, explicó.

Agregó que los uniformados fortalecen los controles en la frontera sur del Perú, ya que la mayor parte de las frutas, verduras y otros productos ingresaron por los municipios de Guaqui, Santiago de Machaca, San Andrés de Machaca, Ventilla, Catacora y la península de Taraco.

“Es gente foránea la que se dedica a este ilícito, por ello las poblaciones fronterizas están apoyando el trabajo de las Fuerzas Armadas. Resaltamos principalmente el apoyo de la población de Guaqui, que denuncia de manera constante el ingreso de esa mercadería”, aseveró.

Puntos estratégicos
Anunció que en los próximos días se instalarán los puestos militares adelantados, además de pequeños cuarteles en puntos estratégicos como en inmediaciones de los puentes que están en el río Desaguadero, en la carretera Taraco-Tiwanaku y en la vía Desaguadero-Corpa, donde habrá mayor cantidad de efectivos y medios.

Los puestos militares adelantados, ubicados en la línea de frontera, están a cargo de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) por vía terrestre y la Armada por vía lacustre, mientras que en la zona de seguridad fronteriza los puestos militares operacionales de lucha contra el contrabando contarán con personal de la FTC y del CEO.

Nuevas rutas
El viceministro señaló además que ante el mayor control en la mitad de la frontera con Chile, los contrabandistas cambiaron sus rutas para ingresar mercadería, es así que se trasladan a Iquique y Arica para luego ir a Perú e intentar ingresar a Bolivia.

“Hemos verificado esa nueva modalidad en Tacna y Puno porque en ambas regiones ya venden electrodomésticos, situación que no ocurría antes. Esos delincuentes están cambiando su forma de operar y creen que por la parte de Perú será más fácil entrar a Bolivia, pero se equivocan porque ya estamos controlando mejor esa frontera”, apuntó.