El balance hasta aquí “es positivo”

Brasil juega en casa y busca el título de la Copa.
AFP

Río de Janeiro / AFP

La Conmebol está muy satisfecha con la afluencia de público a los estadios y el uso del VAR durante la primera fase de la Copa América de Brasil 2019, que se cerró el lunes.
En varios encuentros disputados en seis estadios durante la fase de grupos, el público brilló por su ausencia, con pocos miles de asistentes, pero según Thiago Jannuzzi, gerente general de competición del Comité Organizador Local, “el saldo es positivo”.
Los 18 partidos disputados entre los tres grupos, con 12 equipos, congregaron a 530 mil espectadores, una media de 29.379 por partido, lo cual supone un 35% más que en la primera fase de la Copa América de Chile 2015. 
“Y por el interés que tendrá la segunda fase, esa media subirá hasta el final de la competición. La expectativa es que pase de 30 mil”, declaró Jannuzzi. “Es normal que algunos partidos estén llenos y otros no tanto”, añadió.
La recaudación superó los 28 millones de dólares.

VAR EXITOSO
Los organizadores de esta edición del torneo calificaron de “exitosa” la introducción del videoarbitraje (VAR), si bien dijeron que se “trabajará” más para reducir el tiempo de las revisiones.
En algunos partidos, las jugadas polémicas tuvieron un tiempo de chequeo y de revisión de varios minutos, lo que hizo que el tiempo añadido por el árbitro al final del partido supere en algunas ocasiones los siete minutos.
“El VAR muy exitoso. Hay puntos de mejora, como el tiempo, que se puede trabajar. No hay escándalos y eso genera seguridad”, declaró el presidente de la Comisión de Árbitros de la Conmebol, Wilson Seneme.
El tiempo medio entre el chequeo —el lapso entre que los árbitros de cabina detectan una jugada sospechosa y recomiendan al árbitro una revisión— y la revisión en sí fue de 2,26 minutos, un promedio que está “dentro de la FIFA”, pero que es mejorable, recordó Seneme.

MÁS GOLES
Los organizadores del torneo celebraron que las aficiones estuvieran mezcladas sin mayores incidentes —como en el decisivo partido del lunes entre Chile y Uruguay— y destacaron el estado de los terrenos de juego pese a las críticas de algunos jugadores sobre algunos estadios.
“Los campos están nivelados, con la cobertura de césped ideal”, dijo Jannuzzi.
Y resaltaron otros números que dejaron los 18 partidos de la primera fase del torneo: hubo 46 goles, una media de 2,55 por partido, 539 faltas, 74 tarjetas amarillas, expulsión por doble tarjeta amarilla y dos por roja directa.