Canelas: De Mesa fue parte del peor gobierno contemporáneo

El programa El pueblo es Noticia tuvo la presencia del ministro de Comunicación, Manuel Canelas.
Foto: Carlos Barios

 

Redacción central / Cambio y ABI - Edición impresa

El ministro de Comunicación, Manuel Canelas, afirmó que el expresidente y ahora candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos de Mesa, tiene una relación confusa con la historia y se erige con autoridad moral para hablar de democracia cuando fue parte del peor gobierno contemporáneo y no renunció después de la masacre de febrero de 2003. 

“Creo que el pasado político de Carlos (de) Mesa le deja muy poco espacio para actuar y ser él mismo el que fije quién tiene una condición de superioridad moral para opinar cómo estaba la democracia, cómo está la democracia”, afirmó en el programa El pueblo es noticia, en alusión a un mensaje del expresidente De Mesa en la red social Twitter, en el que afirmó que el presidente Evo Morales no tiene moral para hablar de democracia.

El Ministro de Comunicación calificó ese tuit de “bastante paradójico” al considerar que De Mesa tuvo un rol protagónico en la elección de Gonzalo Sánchez de Lozada, “el peor gobierno de la historia”, tomando en cuenta que la candidatura estaba declinando y que se fortaleció cuando Mesa aceptó la vicepresidencia.

“A él le gustaría no haber sido vicepresidente de Goni, yo tengo esa convicción, seguramente le gustaría no haber sido vicepresidente de Goni para poder hacer ahora una campaña digamos más renovada; el tema es que sí lo fue, y cuando uno tiene un pasado político y se vuelve a presentar a los bolivianos como un proyecto, es de justicia evaluar lo que hizo antes cuando tuvo la capacidad de mandar, cuando fue vicepresidente de Goni, cuando fue presidente. No es un gusto por revisar la historia, sino que es algo de justicia que los ciudadanos tienen que conocer”, sustentó.

“Lo segundo, es un poco difícil que uno tenga esa exhibición de superioridad moral que tiene el candidato De Mesa cuando fuiste vicepresidente durante febrero negro y no te fuiste después de la matanza que ocurrió en la plaza Murillo, un poco difícil creer que la democracia en ese momento, la democracia en Bolivia y la vida de los bolivianos, no estaba verdaderamente en riesgo, y viviendo una de las peores épocas de nuestra historia, cuando De Mesa era el colaborador más estrecho de Gonzalo Sánchez de Lozada”, complementó.

Recordó un episodio sucedido el 9 de abril de 2003, después de la masacre de febrero, cuando Mesa apareció en Santa Cruz apoyando a Goni, al lado del exministro Carlos Sánchez Berzaín, también prófugo en Estados Unidos, mientras el mandatario afirmaba que nadie lo sacaría del poder y llamaba a los militantes del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) a defender su gobierno con las armas.

“No se sabe que Carlos de Mesa hubiese renunciado al día siguiente, después de esa declaración, una declaración infame un mes después de febrero negro”, puntualizó.

La autoridad nacional evaluó el panorama electoral con miras a las elecciones generales del 20 de octubre, cuando De Mesa enfrentará a Evo Morales y otros seis candidatos de diferentes tiendas políticas. 

“Era más sorprendente que Paz siga en carrera”

Era más sorprendente que Jaime Paz Zamora siga en carrera a que se baje de la carrera electoral, afirmó ayer el ministro de Comunicación, Manuel Canelas, y consideró que el expresidente intentaba volver a las viejas prácticas de la política boliviana, para las que solo cuentan el interés del jefe de partido.

“Creo que era más sorprendente que Jaime Paz esté en carrera a que se baje de la carrera. Yo creo que es una candidatura que nunca cuajó; de hecho, tuvo un alto grado de impostura, casi escogiendo la sigla, la única sigla que se le ofrecía”, afirmó a los medios estatales.

Dijo que se desconocen las condiciones de ese pacto, pero consideró que no eran muy buenas, tomando en cuenta que ese pacto se rompió “por una cuestión, como confesaron las partes, de la lista parlamentaria”.

A su juicio, Paz Zamora es una persona que los bolivianos no evalúan de manera positiva, “ni su gobierno ni el posterior desempeño que tuvo”, sobre todo al recordar que fue un sostén del último gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, prófugo en Estados Unidos tras la masacre de Octubre Negro.

“Siempre con frases ingeniosas, que hay que reconocerle, y una ambigüedad ideológica muy calculada y que al final lo que cuidaba era el interés de Jaime Paz Zamora”, concluyó.