Prensa Latina cumple seis décadas en defensa de la verdad

Foto: alamy.es
Fidel Castro y Ernesto Che Guevara, dos de los fundadores.

 

Jorge Petinaud Martínez

El 16 de junio de 1959 transmitió su primer despacho cablegráfico la agencia informativa Prensa Latina tras concluir en La Habana la llamada Operación Verdad, convocatoria a 400 periodistas del mundo para desenmascarar falsas noticias acerca de la Revolución que triunfó el 1 de enero de ese año.

La génesis del proyecto tiene sus raíces en la concepción de la necesidad de la comunicación como medio de combate, que desde antes de la victoria de enero demostraron en la Sierra Maestra el jefe del Ejército Rebelde, Fidel Castro, y el comandante argentino-cubano Ernesto Che Guevara.

Después del desembarco del yate Granma el 2 de diciembre de 1956 por el oriente cubano y la dispersión de los expedicionarios tras el combate de Alegría de Pío, los grandes monopolios mediáticos difundieron titulares replicados en la prensa de la isla con la falsa noticia de que Fidel había muerto.

LA ENTREVISTA 
Sin embargo, el Movimiento 26 de Julio en una operación clandestina que incluyó un recorrido por casi toda la isla, logró que el periodista estadounidense Herbert L. Mathew entrevistara en la Sierra Maestra al líder guerrillero y difundiera en el New York Times, el 17 de febrero de 1957, su lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

“Fidel Castro, el líder rebelde de la juventud cubana, está vivo y peleando con éxito en la intrincada Sierra Maestra, en el extremo sur de la isla”, aseguraba el encabezamiento del texto.

Los portavoces gubernamentales declararon entonces que la entrevista era apócrifa e insistieron en la supuesta muerte del jefe del Ejército Rebelde. En esas circunstancias, el New York Times respondió con las fotos de Mathews junto a Fidel en su campamento de las montañas orientales.

Otros antecedentes fueron la creación por el Che Guevara del periódico El Cubano Libre y de la emisora Radio Rebelde durante la guerra, siempre bajo las órdenes del líder de la Revolución.

Pero el nexo más directo de aquella etapa con el surgimiento de Prensa Latina fueron las entrevistas realizadas en la Sierra Maestra por el periodista argentino Jorge Ricardo Massetti a Fidel y Che Guevara —convertidas más tarde en su libro Los que luchan y los que lloran—, quien después sería su director fundacional.

OPERACIÓN VERDAD 
A riesgo de su vida, Massetti subió a la Sierra Maestra por segunda vez, cuando ya en el llano supo que sus primeras grabaciones no llegaron a Argentina.

Por eso, tras el éxito de la Operación Verdad, impulsada sobre todo por Fidel y el Che para desmentir las difamaciones de la gran prensa de Estados Unidos y sus aliados apenas a unos días del triunfo del 1 de enero, cuando se decidió crear una agencia que con voz propia difundiera la realidad latinoamericana, fue convocado Massetti.

Con la concepción de brindar información objetiva pero no imparcial, el periodista argentino puso en práctica el proyecto, y Prensa Latina transmitió sus primeros despachos noticiosos tras montar una red de oficinas con corresponsales de la talla de Gabriel García Márquez, el primero en Colombia, y el argentino Rodolfo Walsh, autor del libro testimonial Operación Masacre.

Monopolios mediáticos como AP y UPI pronosticaron un mes de supervivencia a la recién nacida agencia informativa latinoamericana, sin embargo, el prestigio de Prensa Latina creció al informar de forma veraz y con intención propia sobre acontecimientos como los combates de Playa Girón en 1961, la Crisis de Octubre en 1962, o la batalla de Cuito Cuanavale en Angola (diciembre de 1987-marzo de 1988), que marcó el fin del régimen del apartheid en Sudáfrica.

Tras 60 años de duro bregar en defensa de la verdad, Prensa Latina muestra renovados bríos con 40 corresponsalías, servicio de radio, televisión y multimedia, portales en seis idiomas; constituye la mayor casa editorial entre los medios cubanos y su presencia es creciente en las redes sociales.