Acuerdo entre EEUU y México pone en riesgo la vida de niños

Foto: AFP
Un niño mexicano corre cerca de la frontera con EEUU.

 

Nicolás Ayala / Sputnik

El refuerzo fronterizo y el despliegue de más fuerzas de seguridad a lo largo del territorio mexicano, resultado de las tratativas con EEUU para impedir la imposición de aranceles, pone en mayor peligro la vida de los más vulnerables: los migrantes menores de edad.

Sus pies llevan impresos mapas trazados por surcos en la piel. Los dibujos aparecieron tras caminar más de 1.000 kilómetros de hambre y sed con la esperanza de encontrar un futuro mejor. Mayra Vargas tiene 18 años y llegó a pie a México hace un año. Lo hizo estando embarazada.

Esta madre partió junto a su familia de la ciudad de Santa Ana, El Salvador. Allí —asegura— ya no es posible pensar en un futuro.

Parte de los acuerdos alcanzados el 7 de junio en las negociaciones entre los gobiernos de EEUU y México para evitar la imposición de aranceles comerciales fue el reforzamiento de la frontera sur mexicana. Para ello, la Administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se comprometió a desplegar hasta 6.000 elementos de la Guardia Nacional. Estas son malas noticias para gente como Mayra.

LAMENTABLE 
Para Juan Martín Pérez García, director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), las negociaciones entre Trump y AMLO fueron “lamentables” y utilizaron como “moneda de cambio” la vida de los migrantes. Cuestiona que para ello se utilicen los servicios de la Guardia Nacional.

“Se suponía que iban a ser fuerzas destinadas a la lucha contra el crimen. Es una aberración. Ninguna de estas medidas hará que las personas que migran dejen de hacerlo, solo las dejará más expuestas a los peligros y buscarán otras rutas para moverse. No hay capacidad real de frenar este flujo migratorio”, dijo a Sputnik.

La cantidad de detenciones realizadas en mayo por la Patrulla Fronteriza de EEUU fue de 132.887 personas, 33.000 más que el mes anterior, y la mayor desde 2007. De ellos, casi el 65% fueron grupos familiares y cerca del 10% niños que viajan solos (11.507, la mayor cantidad en lo que va del año).

El Presidente mexicano también es consciente de esta realidad. Durante el ‘Acto de Unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos’, realizado en Tijuana (Baja California), el 8 de junio, AMLO destacó que de los 521 mil migrantes ingresados a México este año, 159.395 son menores de edad y 43.875 viajaban solos.

“(Tras el acuerdo), la crisis humanitaria se profundizará, los niños y sus familias que ya deben sobrevivir a trayectos larguísimos y peligrosos en condiciones de precariedad deberán ahora enfrentarse a la persecución por parte del Estado mexicano al ser considerados criminales”, explicó Pérez García.

Vendedores 
La familia de Mayra se trasladó a pie porque no contaba con recursos para hacerlo de otro modo. En México se mantienen vendiendo distintos productos, como paletas, artesanías de mimbre o alacranes asados. En Puerto Escondido, alquilan una habitación entre todos, en total son ocho y pagan 120 pesos (6,25 dólares) por persona la noche.

“Viajar con los más chicos es difícil. Pero estamos mejor que allá, de alguna manera nos arreglamos. Me gusta México para vivir, está bonito porque al menos no te mueres de hambre”, señaló sentada en el cordón de la vereda, donde esperaba el regreso de su marido y repartía tortillas chips a sus hijos mientras jugaban a su lado.

Para el director de Redim, las medidas anunciadas también estimulan las conductas de discriminación y xenofobia. “Son señales que vienen desde lo más alto de la dirigencia de nuestro país. Hace una década, esto no era un tema para los mexicanos, nos caracterizamos por ser un país hospitalario con una gran diversidad de nacionalidades en nuestro tejido social”, sostuvo el referente de la sociedad civil.

Y quizás tenga razón. Una encuesta realizada por el diario El Universal reveló que más del 60% de los consultados respaldó que se impida la entrada a los migrantes indocumentados. El porcentaje aumentó con respecto al mes de abril, cuando un 58,8% de los encuestados opinó de la misma forma.

“México está haciendo lo que Trump quería, estamos pagando el muro. Es una falta de dignidad absoluta. Todo esto viola tratados internacionales y nuestras propias leyes. La propia (Nancy) Pelosi (presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU) advirtió que el acuerdo incumple leyes de su país. Esperemos que todo este asunto pueda ser frenado en la Corte estadounidense”, indicó Pérez García.

Mientras tanto, a medida que avanza el día, los cruces de semáforos de Puerto Escondido reúnen grupos cada vez más grandes de migrantes centroamericanos. Las luces rojas son aliadas en sus intentos por vender productos a los automovilistas.

“Nos quedamos acá esperando a mi hermano, que se salió de la pandilla y ahorita está viniendo para acá. Todos juntos nos vamos a Sonora”, señaló.